FIFA tiene siete meses para buscar nuevo jefe

Ningún candidato con posibilidades serias mostró hasta ahora su disposición a concurrir a las elecciones, pese a que Blatter anunció su intención de dejar el cargo a principios de junio. 

Oficinas de FIFA
Oficinas de FIFA (Reuters )

ZÚRICH, Suiza

Después de ser burlado en su propia casa con una lluvia de billetes falsos, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, puede sentirse otra vez entre amigos en su primera salida al extranjero desde el terremoto que sacudió a su organización.

Libre de preocupaciones por un viaje arriesgado a causa de las investigaciones en Estados Unidos sobre la corrupción en la FIFA, el suizo voló a la para él amigable Rusia para el sorteo de la clasificación al Mundial.

Mientras el dirigente de 79 años afronta los siete últimos meses de su polémica era al frente del ente rector, el futbol mundial debate sobre el carrusel de nombres que podrían sucederlo.

En el histórico Palacio de Constantino de San Petersburgo, Blatter, que renunció a viajar recientemente a Canadá y Nueva Zelanda y tampoco asistirá a la asamblea del COI en Malasia, comparte escena con Michel Platini, que como presidente de la UEFA, es también presidente de la comisión de organización del Mundial.

En los próximos meses, el francés dará a conocer su decisión de presentar o no su candidatura a jefe de la FIFA.

El presidente de la Liga alemana, Reinhard Rauball, exigió a Platini que tome una resolución rápida. "Es ineludible que los potenciales sucesores para el puesto de presidente de la FIFA se den a conocer claramente y pronto y renuncien al tacticismo", señaló. "Y esto vale también para Michel Platini".

El 20 de julio, en la sede de la FIFA, el francés ignoró a las decenas de cámaras de televisión y desapareció sin decir una palabra sobre sus ambiciones. Al parecer, no le gustó que el comité ejecutivo en el que acababa de participar eligiera el 26 de febrero como fecha para el congreso electoral extraordinario, bastante más tarde de lo que él hubiera preferido.

Su portavoz, Pedro Pinto, fue el encargado de hablar con la prensa tras la apresurada salida de su jefe. "El adora la UEFA. Le gusta el hecho de que en la UEFA está ligado diariamente al futbol, mientras que en la FIFA se trata más de política", advirtió. "Eso debe tomarlo ahora en consideración".

Ningún candidato con posibilidades serias mostró hasta ahora su disposición a concurrir a las elecciones, pese a que Blatter anunció su intención de dejar el cargo a principios de junio.

El surcoreano Chung Mong Joon, ex vicepresidente de la FIFA, admitió al menos estar considerando una candidatura. "Blatter hace lo que quiere con la FIFA desde hace 40 años. Dice que la va a dejar, pero no parece que lo esté haciendo realmente", criticó el asiático.

No obstante, el favorito para suceder al suizo es actualmente Platini. Si el jefe de la UEFA se decidiera por ir a la FIFA, su puesto vacante provocaría también movimientos en Europa.

El delfín de Blatter parece en estos momentos el alemán Wolfgang Niersbach, quien pese a que asegura estar "totalmente satisfecho" como presidente de la Federación Alemana de Fútbol, se siente halagado con la posibilidad de ocupar el trono en la UEFA.

El ex periodista deportivo, sin embargo, no anunciará tampoco fácilmente sus propias ambiciones. La fecha del 17 y 18 de diciembre podría ser clave. Entonces, el comité ejecutivo de la confederación europea se reunirá en Malta, donde podrían distribuirse las piezas.

Una semana después está programado el siguiente encuentro de alto nivel, esta vez del ejecutivo de FIFA en Zúrich. Allí deberá también presentar sus primeros resultados la comisión supervisora del proceso de reformas en la organización.

Sigue siendo una incógnita quién será la personalidad independiente que se pondrá al frente del grupo que, después de las detenciones en mayo de siete altos dirigentes futbolísticos en Zúrich, debe sacar a la FIFA de los titulares negativos.

Algunas voces propusieron al ex secretario general de Naciones Unidas Kofi Annan. "Se están barajando nombres", aseguró el alemán Niersbach. "Yo podría decirle aún dos o tres más".

El jefe del fútbol germano aseguró que Blatter no tendrá ya ningún papel en el proceso de reformas, pero todavía habrá que ver si la palabra del suizo tiene realmente poco peso.

El aún presidente de FIFA dejó al menos bien claro que no perdonará al cómico británico Simon Brodkin la forma en la que interrumpió su última rueda de prensa en la FIFA-House, lanzándole un fajo de billetes falsos por encima. Un día después del incidente, según anunció la policía, la FIFA puso una demanda criminal por allanamiento de morada.