Eurocopa 2016, un torneo en alerta máxima

Jacques Lambert, jefe del comité organizador de la Eurocopa 2016, aseguró que se están tomando las medidas necesarias para garantizar la seguridad durante el certamen del próximo año 

Aficionados en el centro del Stade de France tras las explosiones y ataques del pasado viernes
Aficionados en el centro del Stade de France tras las explosiones y ataques del pasado viernes (DPA)

PARÍS, Francia

¿Está en riesgo la disputa de la Eurocopa de 2016 en Francia? La pregunta, inevitable, cruza al planeta futbol tras los atentados terroristas de París. Sin embargo, la UEFA y los organizadores no dudan de que el torneo se llevará adelante tal como está previsto.

Dar marcha atrás en la Eurocopa sería ceder a los objetivos del terrorismo, coinciden los principales referentes de la política y el futbol europeo. ¿Pero cómo garantizar la seguridad después de lo vivido el trágico viernes 13 en la capital francesa y en los días posteriores?

"Vamos a tomar todas las medidas necesarias para garantizar que la seguridad de la Eurocopa 2016 sea la mejor posible", afirmó el jefe del comité organizador del evento, Jacques Lambert, para quien no hay ninguna posibilidad de que el país desista de organizar el certamen el año próximo.

"Si ahora ponemos en duda la realización de la Eurocopa, entonces caeríamos en las reglas del terrorismo", añadió Lambert a los medios franceses.

La serie de atentados terroristas en París, que dejó al menos 129 víctimas mortales y más de un centenar de heridos, conmovió al mundo del futbol, que asistió perplejo a los ataques en las inmediaciones del Stade de France durante el encuentro entre Francia y Alemania.

El estadio ubicado en la zona de Saint Denis, habitual casa de la selección francesa, será dentro de siete meses el escenario del partido inaugural de la Eurocopa 2016 (10 de junio) y también de la final (10 de julio).

Antes de ello, el 12 de diciembre, la capital francesa deberá afrontar el sorteo del evento, un desafío mayúsculo para la seguridad de un país convulsionado. El acto se celebrará en el gigantesco Le Palais de Congrès en Porte de Maillot, en el oeste de París, y allí asistirán grandes leyendas del futbol mundial.

La Eurocopa será el mayor torneo europeo de selecciones jamás disputado, con un total de 24 equipos. Además del Stade de France, habrá encuentros en el Parque de los Príncipes de París y en otras ocho ciudades francesas: Burdeos, Toulouse, Lille, Lens, Lyon, Marsella, Niza y Saint-Etienne.

Para los 51 encuentros ya se vendieron un millón de entradas y se espera que en pocas semanas inicie una segunda etapa en el proceso.

Pero mientras los preparativos avanzan sin pausa, el temor se multiplica en Europa y la seguridad en el futbol parece cada vez más difícil de garantizar. El amistoso entre Alemania y Holanda en Hannover debió ser cancelado a último momento por una amenaza inminente de atentados en el estadio y tampoco se disputó por motivos de seguridad el choque entre Bélgica y España en Bruselas.

Francia, anfitrión del Mundial de 1998, es un país habituado a la organización de grandes eventos deportivos, con citas anuales de renombre internacional como el Tour de France y Roland Garros.

Los expertos advierten, sin embargo, que en la Eurocopa de 2016 lo más complejo no será brindar garantías en los estadios, sino en los bares, restaurantes, transportes y en los "fan fest".

"No existe un 100 por ciento de seguridad", señaló a la emisora ZFD Helmut Spahn, quien fue jefe de seguridad durante el Mundial de 2006 en Alemania. El experto alemán, de todas formas, indicó que es posible "minimizar los riesgos".

El presidente de la Federación Francesa de Futbol, Noel Le Graet, dijo tras los ataques en París que el riesgo estará latente en todo momento. "Se han tomado muchas medidas precautorias, pero debemos saber que los terroristas pueden atacar en cada momento. Si teníamos preocupaciones por la Eurocopa, ahora la preocupación es mayor", expresó.

Pese a los temores, la mayoría de las voces en el ámbito del futbol coincide en el que torneo debe llevarse a cabo.

"En ningún caso debe el deporte detenerse por el terrorismo", indicó el ministro de Deportes de Francia, Patrick Kanner.

También el técnico de la selección alemana, Joachim Löw, se pronunció a favor de disputar la cita en Francia. "No tiene sentido discutir sobre otro país. Estoy seguro de que la Eurocopa va a tener lugar en Francia", dijo Löw antes de que el choque con Holanda fuera cancelado.

El seleccionador español, Vicente del Bosque, coincidió en que se jugará en Francia. "Creo que cambiarlo sería ir en la línea de lo que quieren los terroristas", declaró el entrenador.

El ex futbolista francés Just Fontaine, en cambio, fue una de las pocas voces que se manifestó en contra. "Se me parte el corazón cuando lo digo porque me había alegrado tanto de que pudiéramos organizar la Eurocopa, pero creo que Francia debería renunciar a ser sede del campeonato", dijo el máximo goleador del Mundial de Suecia 1958 en declaraciones a la edición electrónica del diario alemán "Die Welt".

"Cualquier otro país menos nosotros puede organizar el torneo. Tengo mucho miedo de que se repita otro viernes negro", señaló. "Es sencillamente demasiado peligroso. ¿O usted cree que la gente va a ir nuevamente al Stade de France?", agregó.

Pero el problema, como señaló el defensor alemán Jérôme Boateng, persistiría aún jugando en otro país. "Al fin y al cabo no es decisivo el lugar en el que se disputa la Eurocopa porque estos atentados terribles pueden pasar en cualquier lado", dijo el jugador del Bayern Múnich a la revista "Kicker".