España pierde ante Eslovaquia y abre una inesperada herida

Con este triunfo Eslovaquia pasa a liderar el grupo C, con dos victorias en dos partidos, mientras que España es segunda con un triunfo y una derrota 

Jugadores de Eslovaquia celebran el triunfo sobre España
Jugadores de Eslovaquia celebran el triunfo sobre España (Reuters )

ZILINA, Eslovaquia

La selección española de futbol perdió hoy 2-1 en su visita a Eslovaquia por la clasificación a la Eurocopa con serios errores de Iker Casillas y su defensa, lo que propició la primera derrota en ocho años del combinado de Vicente del Bosque en Europa.

Juraj Kucka marcó el primer tanto eslovaco a los 17 minutos tras un error clamoroso de Iker Casillas y el joven Paco Alcácer empató para España a ocho minutos del final. Pero Miroslav Stoch llevó el delirio a la grada local con un tanto de cabeza a tres minutos de la conclusión.

Fue la primera derrota de España en Europa desde el 7 de octubre de 2006, cuando cayó 2-0 ante Suecia.

Con este resultado, Eslovaquia pasa a liderar en solitario el Grupo C de clasificación para la Eurocopa con seis puntos, mientras España se queda con tres unidades.

El combinado de Del Bosque sufrió una pesadilla y de nada le sirvió su abrumadora posesión de balón. Pagó su falta de profundidad y dos claros errores: uno de Casillas y otro de toda su defensa. Se avecinan días de fuertes críticas para la actual campeona de Europa.

España comenzó manejando el balón y buscando incesantemente a Diego Costa, pero la primera gran ocasión fue para Eslovaquia, con un disparo de Mak al que respondió Casillas con una gran intervención. Su parada quedaría enterrada pocos después.

Porque a los 17 minutos llegó el primer gol local. Fue en una falta lejana que lanzó Kucka. Iba al centro, pero Casillas se venció hacia un lado y lo siguiente que hizo el arquero fue sacar el balón de la red. Un error grave del capitán español, una acción que sin duda reabrirá el debate sobre la portería roja.

España no se revolvió ante la adversidad. El único jugador español que mostró carácter fue Costa, incansable en la pelea y con explícitas muestras de inconformismo. Pero al delantero del Chelsea siempre le podrán sacar su estadística: ocho partidos con España y ningún gol.

La selección visitante se descosió desde la medular, donde tanto Sergio Busquets como Koke no tuvieron peso ni en defensa ni en ataque. Tampoco estuvieron a su nivel Andrés Iniesta ni David Silva. Ante esta situación, Eslovaquia vivió muy tranquila durante largo tiempo.

Pero el equipo de Del Bosque tuvo un arranque de genio en el tramo final de la primera parte y Matus Kozacik, el arquero esloveno, realizó una doble intervención prodigiosa tras sendos remates de Costa y Busquets. Ahí se acabó una primera parte decepcionante de España, a la que de nada le sirvió acaparar más del 70 por ciento de posesión. Un viejo problema de la actual campeona de Europa.

España pareció reaccionar al comienzo de la segunda parte y Kozacik volvió a erigirse en protagonista con un par de intervenciones asombrosas. Fue un espejismo porque la selección visitante volvió a enredarse en su mal plan de ataque.

Eslovaquia puso a todo el equipo a defender en su área y España no encontró soluciones. Se empeñó en atacar por el centro tirando paredes y se negó a utilizar el disparo desde media o larga distancia. Fue muy previsible.

Del Bosque quitó a un defensa, Raúl Albiol, y añadió a Pedro a la punta. Después se marchó un desafortunado Silva para poner al delantero Alcácer. Acumuló muchos futbolistas en vanguardia, pero sin un plan efectivo, a cambio de desproteger su defensa.

Precisamente, Alcácer resucitó a España a ocho minutos del final con un remate oportuno desde cerca a pase de Jordi Alba. El árbitro no vio que estaba en fuera de juego.

Pero España cometió un error impropio de su categoría. Se fue con todo al ataque, descuidó su defensa, las ayudas no llegaron y Stoch sentenció la victoria eslovaca para abrir una herida importante en su rival.