Con nueve en la cancha el Milan empató

El conjunto de los rossoneri sufrió su segundo empate consecutivo en la Serie A; los dirigidos por Filippo Inzaghi se quedaron con nueve hombre en el campo, Diego López fue expulsado y Gabriel Paletta salió por lesión 


Mattia Destro durante el partido entre el Milan contra el Empoli
Mattia Destro durante el partido entre el Milan contra el Empoli (AFP )

MILAN, Italia

El Milan concluyó el domingo el partido con nueve hombres y debió por lo tanto esforzarse al máximo para retirarse con un empate de 1-1 con el Empoli en la fecha 23 de la Serie A de Italia.

Los rossoneri quedaron en el décimo lugar con 30 puntos, lejos de la zona europea, a 23 del puntero Juventus. Empoli tiene 24 y está en la parte baja de la tabla de posiciones.

El arquero español Diego López fue expulsado a los 84 minutos por tocar el balón con la mano fuera del área y cuatro minutos después se lesionó el defensor argentino Gabriel Paletta.

Milan pasó adelante con el primer gol de Mattia Destro, que acaba de llegar procedente de la Roma, quien desvió un centro a boca de jarro, en una acción iniciada por el francés Jérémy Menez.

Tras atacar con insistencia y disparar en continuación al arco, Empoli logró el empate a los 69 minutos con Massimo Maccarone, mientras el defensor argentino del Milan, Gebriel Paletta, se limitaba a mirar como su adversario se elevaba para rematar de cabeza.

Los rossoneri anotaron el gol en la primera oportunidad que llegaron al arco del Empoli y en la primera vez también que Destro tocaba de hecho un balón.

El Milan, que jugó como local, entró a la cancha con la intención de controlar el partido, pero las riendas del encuentro las tomó pocos minutos después el equipo adversario.

Los rossoneri, que tienen en la enfermería buena parte de la defensa, a los nueve minutos debió ser sustituido el brasileño Alex, que se rompió la nariz al recibir un golpe involuntario del portugués Mario Rui a los nueve minutos.

Rui estuvo a punto de marcar un gol extraordinario con un tiro desde la mitad de la cancha, al ver que el portero estaba adelantado, con el balón que rozó el travesaño.

Al cuarto de hora, un sector de los tifosi del Milan comenzó a pifiar al equipo, en que su único hombre relativamente peligroso era Menez, que se lamentaba con sus compañeros porque no le pasaban el balón.

La actitud del público cambio tras el gol de Destro, con lo cual el Milan se retiró al descanso con la mínima e inmerecida ventaja, en que el Empoli jugó mejor y fue más peligroso.

Al final, el Empoli logró el empate y buscó la victoria hasta el final, sobre todo cuando su adversario quedó con dos hombres menos.