Las elecciones de Rusia 2018 y Qatar 2022 fueron limpias

La comisión de ética de la FIFA sostuvo que no hubo corrupción en la elección de los próximos dos Mundiales de futbol, Joseph Blatter, presidente del organismo rector del futbol, también quedó libre de cualquier sospecha 


Blatter anunciando a Rusia como sede de la Copa del Mundo 2018
Blatter anunciando a Rusia como sede de la Copa del Mundo 2018 (EFE)

Ciudad de México

Los controvertidos procesos de elección de los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022 estuvieron libres de corrupción, concluyó la comisión ética de la FIFA según publicó hoy en un informe de 42 páginas.

La comisión del ente rector del fútbol mundial tampoco sancionó a ningún miembro del Comité Ejecutivo ni a ninguno de los otros países candidatos al organizar las Copas del mundo de 2018 y 2022.

El presidente del organismo, el suizo Joseph Blatter, quedó también libre de cualquier sospecha a pocos meses de unas nuevas elecciones presidenciales.

Los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022 estuvieron bajo sospecha de haber comprado votos en el proceso de elección y la FIFA encargó a una comisión independiente la elaboración de un informe.

Aunque la comisión ética, bajo el mando del jurista alemán Jans-Joachim Eckert, vio prácticamente en las nueve candidatas infracciones concretas, ninguna de ellas fue considerada tan grave como para tener suficiente influencia en la polémica votación final, que se realizó en diciembre 2010.

Sólo la candidatura conjunta de Holanda y Bélgica está libre de cualquier tipo de incumplimiento.

Eckert explicó en el informe que aún no está descartado que la comisión ética siga investigando a personas individuales.

Además, el jurista alemán hizo públicas una serie de recomendaciones para nuevas reformas estructurales en la FIFA, entre ellas la de limitar los mandatos de los dirigentes, una petición rechazada por el Comité Ejecutivo del ente rector en junio.

El investigador jefe de la FIFA, Michael García, al frente del informe, también analizó el papel de los 24 integrantes del Comité Ejecutivo de la FIFA que votaron en diciembre de 2010.

La FIFA anunció en octubre que no publicaría íntegramente el informe. "Pondría a la comisión de ética de la FIFA, así como a la FIFA en su conjunto, en una tesitura complicada, especialmente desde el punto de vista jurídico", dijo Eckert entonces.

Michael Garcia elaboró un informe de 350 páginas en el que resumió su investigación sobre presuntos sobornos en el proceso de adjudicación del Mundial de 2018 a Rusia y de 2022 a Qatar. El texto fue entregado a la cámara de resolución de la comisión de ética.