PSG derrota al Ajax de la mano de Cavani

El cuadro holandés puso resistencia durante buena parte del encuentro, pero la potente ofensiva del cuadro parisino les dio el triunfo al final, tres goles por uno

Edinson Cavani, celebra su gol ante el Ajax
Edinson Cavani, celebra su gol ante el Ajax (Reuters )

PARÍS, Francia

El uruguayo Edison Cavani y el sueco Zlatan Ibrahimovic dieron al París Saint-Germain el triunfo ante el Ajax de Amsterdam en la penúltima jornada de la fase de grupos, lo que deja al club francés al frente de la clasificación, a falta de su viaje al Camp Nou de Barcelona

El cuarto y el quinto tantos del exjugador del Nápoles en la Liga de Campeones y el logrado por Ibra, el primero en esa competición, ocultaron la mediocre prestación parisiense ante un Ajax que dominó el juego aunque no se creó muchas ocasiones.

Los hombres de Frank de Boer, que habían empatado en Amsterdam contra el PSG, plantaron también cara a los franceses en el Parque de los Príncipes y el tanto de Klaassen en el minuto 67 neutralizó el que había conseguido Cavani pasada la media hora.

Cuando parecía que el PSG podía conceder un empate, apareció Ibra para devolver el liderazgo a su equipo y Cavani aprovechó un error defensivo del Ajax para redondear el marcador.

El Ajax pagó cara su falta de mordiente ofensivo que hizo inútil su dominio. Los holandeses se disputarán un puesto en la Liga Europa en la última jornada ante el Apoel Nicosia.

Los franceses no encuentran el juego brillante de la pasada temporada, ni siquiera con el retorno de su idolatrado Ibrahimovic, pero a falta de brillo, mostraron que saben labrarse los resultados.

Con ello les ha bastado para llegar a la penúltima jornada con un punto de ventaja sobre el Barcelona y alargar la racha a 32 partidos consecutivos en Europa sin perder en su estadio, donde ningún rival se ha llevado la victoria desde 2006.

Ante el Ajax construyeron un triunfo laborioso, sin brillo, una falta de vistosidad que puede escudarse en las ausencias en el centro del campo, plagado de lesiones, pero que no desentona en la línea general de la temporada.

Este PSG es menos expresivo pero igual de eficaz que el que el año pasado, a estas alturas de la temporada, había presentado su candidatura a levantar al orejuda copa de la Liga de Campeones.

Aante el Ajax apenas creó ocasiones, pero demostró que tiene dinamita en su ataque. Cavani recupera la confianza poco a poco e Ibra parece superar el bache en el que entró tras pasar siete semanas lesionado.

La compatibilidad entre el sueco y el uruguayo, que genera muchas dudas en las riveras del Sena, no pareció ser un problema ante los holandeses.

Cavani golpeó primero al culminar un contragolpe lanzado por Ibra, conducido por el argentino Ezequiel Lavezzi y que culminó el uruguayo en una conexión entre ambos jugadores procedentes del Nápoles.

El PSG no supo traducir la ventaja en el marcador en un mayor poderío en el campo y el Ajax mantuvo el balón y la iniciativa. Hasta que en el 67 Kishna centró sin presión al área parisiense donde Klaassen se lanzó en plancha para igualar de cabeza.

El fantasma del empate se apoderó del Parque de los Príncipes hasta que en el 78 Ibrahimovic aprovechó un pase del argentino Javier Pastore, se revolvió en el área y adelantó de nuevo a su equipo.

El tercero fue obra de Cavani en un inmenso error de Zimling, que cedió a su portero un balón sin percatarse de la presencia del uruguayo, que no desaprovechó el regalo.

El PSG se quedó con los tres puntos que le mantienen al frente de la tabla pero incrementó las dudas sobre su fútbol.