UEFA sanciona al Dynamo de Kiev por actos racistas

El equipo ucraniano jugará dos encuentros a puerta cerrada, luego de que se presentaron ataques racistas durante el partido ante el Chelsea el pasado 20 de octubre 

Aficionados del Dynamo de Kiev en el juego ante el Chelsea
Aficionados del Dynamo de Kiev en el juego ante el Chelsea (Reuters)

NYON, Suiza

La UEFA ordenó el miércoles al Dynamo de Kiev jugar dos partidos como local a puerta cerrada, luego de los ataques racistas de sus aficionados en un partido de la Liga de Campeones. La sanción por un tercer partido sin público es una suspensión por tres años a prueba, advirtió el organismo rector del balompié europeo.

El Dynamo, cuyo ex presidente Hrigoriy Surkis es un vicepresidente de la UEFA, también fue multado con 100.00 euros (106.000 dólares), luego de que sus fanáticos atacaron al menos a ocho seguidores en una sección del estadio Olímpico durante el encuentro contra el Chelsea del pasado 20 de octubre. La mayoría de las víctimas eran negros y algunos blancos que intentaron proteger a los aficionados negros.

El socio de la UEFA que vigila la discriminación, Fare, el cual envía observadores a los principales partidos europeos, grabó videos de cuatro hombres negros siendo perseguidos por la multitud. El personal de seguridad del estadio no intervino mientras algunos aficionados eran capturados y golpeados, lo mismo que los fanáticos blancos que trataron de ayudarlos.

Uno de los aficionados atacados era un estudiante de 21 años del Congo, quien pasó una semana en el hospital con tratamiento para las lesiones en la cabeza y la nariz.

El Dynamo jugará su primer duelo a puerta cerrada contra el Maccabi Tel Aviv el 9 de diciembre y el segundo será el próximo año, ya sea en la ronda de los octavos de final de la Champions League o en los dieciseisavos de final de la Liga Europa.

Esta es la segunda sanción por racismo que le impone la UEFA al campeón ucraniano este año. En marzo, la UEFA multó al Dynamo y cerró una parte de su estadio por el comportamiento racista de sus aficionados en un juego de la Liga Europa ante el Everton.