Dulce derrota: Sao Paulo cae ante Mineiro y clasifica a semis de Libertadores

El gol de visitante (2-2 global) fue factor para que el Sao Paulo eliminara al favorito Atlético Mineiro de la contienda sudamericana

Sao Paulo avanzó pese a derrota frente al Mineiro
Sao Paulo avanzó pese a derrota frente al Mineiro (AFP)

BELO HORIZONTE, Brasil

El Atlético Mineiro venció 2-1 al Sao Paulo este miércoles en Belo Horizonte (sudeste de Brasil), pero el triunfo no fue suficiente para lograr el pase a las semifinales de la Copa Libertadores 2016, donde regresará el 'tricolor' paulista tras seis años de ausencia gracias al 1-0 de la ida.

La hinchada del 'Galo' siempre se preguntará qué hubiera pasado si Robinho hubiera podido jugar esta noche. Horas antes del encuentro, se conocía que el exdelantero del Real Madrid no se había recuperado a tiempo de la lesión que se llevó de la ida en el Morumbi y quedaba fuera del partido más importante del Mineiro desde aquel soñado 2013.

Tras la estrella de Ronaldinho, otro superdotado en su segunda juventud, aquel año el club de Belo Horizonte conquistó la primera Libertadores de su historia.

Pero embelesados en recuerdos y lamentos no se llega a una semifinal continental y los de Diego Aguirre tenían muy claro lo que había que hacer: avasallar al Sao Paulo desde que pitara el árbitro y robarle cuanto antes un gol que pusiera la eliminatoria empatada.

Y así lo hicieron: a los seis minutos, Lucas Pratto dejó un balón en la derecha para que Marcos Rocha lanzara un remate, que acabó palmeado por Denis. Entonces apareció Cazares solo en el área, batió al arquero 'tricolor' y explotó el Independencia.

Renacido en la batalla, el 'Galo' volaba entonces por el gramado ante un Sao Paulo que todavía no sabía lo que estaba pasando y, mientras se enteraba, llegó el segundo.

Esta vez la jugada salió de las botas de Douglas Santos, que mandó un lindo pase de cirujano cruzando el área hasta la cabeza de Carlos, que de un testarazo batió a Denis.

Ahora sí, el boleto a semis parecía al alcance de la mano y muchos en el Independencia ya desempolvaban los trajes de 2013 por si había que lucirlos en otra final.

En 11 minutos, la fortuna se había aliado con el Mineiro. Demasiado pronto, sin embargo, para hacer planes.

Sobre todo si al otro lado está un Sao Paulo bipolar, con un técnico que ya sabe lo que es levantar dos Copas Libertadores y un joven delantero, Jonathan Calleri, convertido en el artillero de la competición.

Entonces llegó Maicon para recordárselo a todo el mundo al poner el 2-1 de un cabezazo tras un saque de esquina en el minuto 14. La clasificación volvía a ser 'tricolor'.

En menos de un cuarto de hora, el partido había duplicado la nula electricidad de la ida y andaba desbocado sin saber muy bien hacia qué lado.

Tuvieron ocasiones claras Lucas Pratto para los locales y Michel Bastos y Rodrigo Caio, que casi logra el segundo antes del descanso, para el Sao Paulo. El encuentro seguía abierto y anunciaba una segunda parte de locura.

- Contra el reloj -

Con esa intención regresó el Mineiro tras el descanso, que trató de reeditar el trepidante inicio del partido. Un gol le devolvía la vida. A la primera de cambio, Patric lo intentó desde fuera del área. Luego fueron Cazares y Bruno, pero esta vez la fortuna no jugaba a favor del 'Galo'. Tampoco el reloj.

El Sao Paulo apretó los dientes para esperar a que escampara la tormenta mineira y funcionó. Cada vez más nerviosos, a los locales se les resbalaban los minutos, mientras al 'tricolor' le multiplicaban la prestancia.

La historia la pudo cambiar en el 78 con un zurdazo de Clayton en la frontal del área, aunque el final de película lo tuvo Leandro Silva en su cabeza al filo del 90. El partido, sin embargo, hacía tiempo que ya le había dado la espalda al Mineiro.

El Sao Paulo vuelve así a una semifinal continental desde que cayó en 2010 ante el Internacional, futuro campeón, y lo hace soñando con su cuarta Libertadores y en las manos de Edgardo Bauza, que ya tiene dos en su cuenta personal.

Pero para lograrlo antes deberá superar a su rival en semifinales, que saldrá del cruce entre Rosario Central y Atlético Nacional, de momento favorable para los argentinos gracias al 1-0 de la ida.