Riña entre aficiones del Atlético de Madrid y Dépor deja un hombre muerto

Este domingo se registró una riña entre aficionados del Atlético de Madrid y el Deportivo la Coruña, teniendo como consecuencia un hombre muerto

Riña entre seguidores del Atlético de Madrid y Deportivo la Coruña
Riña entre seguidores del Atlético de Madrid y Deportivo la Coruña (Especial )

MADRID, España

Los ultras del Atlético de Madrid y del Deportivo La Coruña se citaron por las redes sociales desde el pasado miércoles. Lugar: Madrid Río, frente al Estadio Vicente Calderón. Hora: 9 de la mañana (tres horas antes del partido). Objetivo: apalear al aficionado rival. Saldo final: un fallecido, 20 heridos y más de 50 detenidos.

En punto de dicha hora, ayer, los autobuses que transportaban a los Riazor Blues se vaciaron en cuestión de segundos, tenían prisa de hacerle frente al Frente Atlético, cuyos integrantes ya les esperaban en las orillas del Río Manzanares, con corredores, ciclistas y paseantes como testigos. Una campal de más de 200 personas.

Se trata de dos de los grupos ultras más peligrosos de España, más agresivos, por su ideología política. Los madrileños ultraderecha y los gallegos ultraizquierda. Tenían cuentas pendientes de la temporada pasada, cuando éstos mismos se apalearon hasta la saciedad en las inmediaciones del Estadio de Riazor.

Paradójicamente, la policía de la capital no consideró el partido como de alto riesgo, el operativo fue como el de cualquier otro encuentro de las decenas que se disputan en el Vicente Calderón. Para colmo, intervinieron también ultras del Rayo Vallecano (Bukaneros, apoyaron al Depor) y del Alcorcón (Halkor Hooligan, apoyaron al Atlético) de la segunda división.

Las imágenes de los enfrentamientos son brutales, sobre todo cuando la Unidad de Buceo de los Bomberos rescató del Manzanares al ultra del Depor Francisco Romero Taboada, de 43 años, apaleado y arrojado al río después de la trifulca violenta.

Estaba en parada cardiorrespiratoria, logró ser reanimado y llevado al Hospital Clínico de Madrid. Después de cuatro horas el hombre, padre de un niño, murió como consecuencia de los golpes recibidos en la cabeza.

El Atlético de Madrid-Depor, sin embargo, no se suspendió. De acuerdo a La Liga de Futbol Profesional tuvo intención de hacerlo pero la última palabra la tenía la Real Federación Española de Futbol, que no fue capaz de contestar la llamada telefónica y las cosas siguieron "como sin nada".

Pero el ambiente en el Vicente Calderón era diferente, silencio total durante casi todos los 90 minutos, menos cuando el Frente Atlético desplegó su enorme pancarta y fue abucheado por la mayoría de aficionados en el estadio.

El presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, calificó de "accidente" los gravísimos incidentes ocurridos en los aledaños del campo de los rojiblancos y se desvinculó de la tragedia. Lo mismo hizo su par del Depor, Tino Fernández, lo que les valió ser criticados por todos los sectores.

Y es que no es un secreto que los grupos ultras son, en algunos casos, patrocinados por los mismos clubes, que les regalan boletos a los estadios e incluso hasta desplazamientos.

De todo esto se cansaron los dos grandes: el Barcelona y el Real Madrid, cuyas directivas erradicaron a los Boixos Noios y los Ultra Sur, respectivamente. El expresidente culé Joan Laporta se puso ese reto y le valió amenazas de muerte. Mientras que la decisión de Florentino Pérez, presidente del Madrid, obedeció más a la presión política y social.

Fue en 2003 tras un partido de Copa del Rey entre el Compostela y el Depor cuando Manuel Ríos falleció agredido por otro hincha de éste equipo en el entorno del campo de San Lázaro. Aquel suceso llevó a los Riazor Blues a la disolución. Reconocieron entonces que el "juguete" se les había ido de las manos, pidieron "sinceras disculpas" a la familia y amigos del fallecido, al deportivismo y a la ciudad.

Meses después los ultras reaparecieron en el Estadio Riazor y prometieron que, esta vez, llegaban para quedarse. Ahora, el entorno es parecido.

PADRE DE FAMILIA
Francisco Romero era padre de dos hijos, un niño de cuatro años y una jovencita de 19. El aficionado del Deportivo La Coruña, fallecido ayer en Madrid, formaba parte de Los Suaves, una de las más radicales barras del cuadro de Riazor. Por lo pronto, el equipo azul y blanco mandó condolencias a su familia, deseando "una pronta resignación" por su pérdida.

© 2014 MicrosoftTérminosPrivacidad y cookiesDesarrolladoresEspañol