"Cuando me lesioné, el club aceptó una oferta de Turquía"

Diego Costa, delantero del Atlético de Madrid, mencionó que el club colchonero aceptó transferirlo a un equipo del balompié turco

Diego Costa, delantero del Atlético de Madrid
Diego Costa, delantero del Atlético de Madrid (Reuters)

MADRID, España

El delantero hispano-brasileño Diego Costa reconoció que en 2011 estuvo a punto de abandonar el Atlético de Madrid, que aceptó una oferta de un club turco justo antes de lesionarse de gravedad la víspera de un partido de la ronda previa de la Liga Europa.

En el mes de julio de hace tres años, el delantero colchonero sufrió una rotura de ligamentos en la rodilla derecha la víspera del choque frente al Stromsgodset noruego. El destino quiso, según desveló Costa en una entrevista en Canal Plus, que aquel incidente le permitiera triunfar en el Atlético de Madrid.

"Ese día entrenaba por la tarde. Me llamó mi representante para irme a Turquía. El club había aceptado la oferta y dependía de mí. Fui a entrenar y me pasó lo de la lesión. Fue muy grave. Creo en Dios, destino tenemos, bueno y malo y cada uno se lo traza. Me pasó eso y por algo sería. Había que empezar otra vez y empezar de cero", manifestó.

Diego Costa se recuperó y jugó cedido en el Rayo Vallecano la mitad de aquel curso, el 2011/12. Cuando volvió en verano de 2012 tuvo una charla con su actual entrenador, Diego Simeone, que le dijo que no iba a contar con él porque ya había tres extranjeros que estaban por delante: Silvio, Miranda y Falcao. Costa no se rindió.

"Las personas tienen que ser claras en la vida. El mister me dijo que no contaba conmigo, yo lo entendí y entrené. Yo entrené como si fuera a jugar. El mister dice las cosas a la cara. Mi vida siempre fue de pelear y luchar. Es algo que tengo dentro. Peleo hasta conseguirlo", afirmó.

La entrevista, hecha antes del partido de la Liga BBVA que disputó ante el Real Madrid este fin de semana, también incluyó una pregunta sobre el árbitro, Delgado Ferreiro, cuestionado por la afición atlética por alguna de sus decisiones.

El delantero rojiblanco alabó al colegiado: "Algunos árbitros me dejan hablar. El árbitro del domingo (Delgado Ferreiro) me encanta. Te dice las cosas bien, a la cara. Otros me dicen que me calle porque me van a echar, pero en plan chulo. Si me dicen bien que hago las cosas mal, lo entiendo e intento hacer las cosas mejor bien las cosas", explicó.

También habló sobre la selección española, con la que podría debutar el miércoles frente a Italia en el estadio Vicente Calderón, y relató qué sensaciones tuvo cuando fue citado por Vicente Del Bosque.

"Imaginé lo de España. Para mí es un privilegio por la calidad y los jugadores que hay. Me sentí muy importante en ese momento. Fue una de las cosas que valoré mucho. Me sentí querido. Todavía no había estado en el vestuario con la gente, pero me sentí querido por esa gente", destacó.

"Dios sabe lo bueno que es para mí debutar y que sea en el Calderón. Ojalá que sea un debut de ensueño. Tengo muchas ganas de vestir la camiseta. Lo espero desde hace mucho tiempo. Voy a sudar esta camiseta. De España admiro a todo el grupo. Con todos me apetece jugar. Iniesta, Xavi, Sergio, Piqué, Casillas... para estar ahí, hay que ser tan bueno como ellos", agregó.

Por último, cuestionado por si cree que el seleccionador brasileño Luiz Felipe Scolari le convocó simplemente para evitar que jugara con España o porque realmente le quería, fue claro: "Creo que si lo hizo fue porque creía que podría ser muy útil, no creo que fuera por no ir a la selección española. Creo que fue muy complicada la decisión en su momento. Pensé mucho la decisión", concluyó.