Muere Alfredo Di Stéfano, leyenda del futbol

Quien fuera pilar de la época dorada del Real Madrid, y símbolo a nivel mundial, falleció después de permanecer en hospital víctima de un paro cardiorrespiratorio

Alfredo Di Stéfano, presidente honorífico del Real Madrid
Alfredo Di Stéfano, ex presidente honorífico del Real Madrid (EFE)

Ciudad de México

Alfredo Di Stéfano murió hoy a las 10:15 horas (tiempo de México) a la edad de 88 años, quien fuera presidente de Honor del Real Madrid y considerado uno de los mejores futbolistas de la historia, no pudo salir avante del paro cardiorrespiratorio que lo obligó a entrar de urgencia al Hospital Gregorio Maranón donde permaneció en estado de coma.

La 'Saeta rubia' nació el 4 de julio de 1926 en Buenos Aires (Argentina) y su unión con el club blanco comenzó en 1953 hasta 1964, en una de las etapas más gloriosas del madridismo.

Di Stéfano se fue del Real Madrid en 1964, con 38 años, tras perder la final de la Copa de Europa, dejando atrás 510 partidos oficiales con el equipo blanco, en los que marcó 418 goles.

Su trayectoria en la entidad blanca estuvo repleta de éxitos. Dieciocho títulos en once temporadas le convirtieron en un ídolo del madridismo. Con él, la entidad blanca pudo sumar a su palmarés cinco Copas de Europa, una Intercontinental, ocho Ligas, una Copa de España y dos Copas Latinas. Además, ganó dos Balones de Oro (1957 y 1959) que le consagraron como el mejor futbolista del mundo del momento.

Después fichó por el RCD Español, donde jugó hasta 1966, y se retiró.

El Argentino nacionalizado español, vistió la camiseta de la selección en 31 partidos y marcó un total de 23 goles, aunque no pudo disputar ninguna fase final de un Mundial.

Volvió al Real Madrid como entrenador en 1982, tras dirigir al Elche (1967), Boca Juniors (1968), Rayo Vallecano (1975), Castellón (1976), River Plate (1981) y Valencia (1970-74, 79-80, 86-88).

Logró con el Valencia la liga (1981) y la Recopa de Europa (1980); con el Real Madrid la Supercopa de España (1991); con el Boca y con el River un campeonato nacional.

En 1989 la revista deportiva France Football premió su brillante trayectoria con el Súper Balón de Oro. Es el único jugador del mundo que lo tiene.

En el año 2000, la junta directiva del Real Madrid, bajo la presidencia de Florentino Pérez, le nombró presidente de Honor.