Curitiba podría dejar de ser sede mundialista

Un incendio de la Arena Pantanal provocó "daños estructurales" que "podrían comprometer la estabilidad general de la construcción".

Arena Pantanal
Arena Pantanal (EFE)

SAO PAULO, Brasil

Un incendio ocurrido en octubre del 2013 en un estadio que será sede del Mundial de futbol de Brasil provocó mucho más daño del que se reportó previamente, según un informe de fiscales locales obtenido por Reuters, lo que plantea interrogantes sobre si estará listo para la competencia.

Funcionarios estatales que supervisan la construcción del aún inacabado Arena Pantanal en la ciudad occidental de Cuiabá, una de las 12 localidades brasileñas donde se desarrollará el Mundial, han dicho durante meses que el incendio del 25 de octubre no representa una causa importante de preocupación.

Sin embargo, un informe de 18 páginas preparado en diciembre por el Ministerio Público estatal de Mato Grosso, un órgano judicial independiente similar a la oficina del fiscal de distrito en Estados Unidos, advirtió que el incendio provocó "daños estructurales" que "podrían comprometer la estabilidad general de la construcción".

El reporte fue entregado en diciembre a la agencia estatal que supervisa la construcción del estadio, la Secretaría Extraordinaria de la Copa 2014, o Secopa.

Fiscales estatales permitieron que Reuters accediera al documento, cuyo contenido no había sido divulgado previamente al público.

No está claro si el daño descrito en el reporte ha sido reparado desde entonces. Los fiscales tienen programado realizar una inspección de seguimiento tras el incendio el próximo jueves y dijeron que esperaban que la divulgación de los contenidos del informe lleve a los funcionarios locales a ser más cooperativos y transparentes de lo que han sido hasta ahora.

Funcionarios gubernamentales estatales de Mato Grosso siguen diciendo que el incendio no provocó daño estructural.

"Ha sido imposible obtener buena información hasta este punto", comentó Clovis Almeida, un fiscal del Ministerio Público.

"Nos aseguraremos que no se jueguen partidos (en el estadio) hasta que la seguridad esté completamente garantizada", agregó.

La FIFA dijo que "no está al tanto" de algún daño estructural provocado por el incendio, aunque indicó que sus propias inspecciones recientes no habían indicado grandes consecuencias.

La FIFA "hará una doble revisión" basada en cualquier afirmación que haga el reporte, dijo la portavoz Delia Fischer a Reuters el sábado vía telefónica.

El incendio y los informes contradictorios sobre sus consecuencias plantean nuevas dudas respecto a si Brasil estará listo para recibir a alrededor de 600.000 visitantes extranjeros que se espera que asistan al Mundial entre el 12 de junio y el 13 de julio.

Varios estadios han sufrido reiterados retrasos en su construcción y una serie de accidentes han causado la muerte de seis trabajadores.

Mendes Junior, la empresa que construye el estadio en Cuiabá, refirió todas las preguntas de la prensa a Secopa. El jefe de esa entidad, Mauricio Guimarães, afirmó en una entrevista el jueves que "de los reportes que tenemos, todos ellos dicen que no hubo daño estructural".

FUNCIONARIOS DICEN QUE SE HICIERON REPARACIONES

El incendio, que la policía dice que pudo haber sido intencional, ocurrió en el nivel subterráneo de una de las dos principales graderías del estadio, que tendrá capacidad para aproximadamente 10.000 personas.

El sábado, en respuesta a preguntas específicas de Reuters sobre el informe del Ministerio Público, Secopa envió un comunicado en el que reiteró que había recibido reportes "que garantizan que no hubo daño estructural al Arena Pantanal, y que todas las reparaciones necesarias (...) ya han sido hechas".

El informe del Ministerio Público incluye fotografías de grietas en pilares de concreto que, afirma, son parte de la estructura central del estadio.

"Se enfatiza que la pérdida de resistencia de estos elementos podría comprometer la estabilidad general de la construcción", sostiene el reporte, que se basa en la inspección realizada por Jonathan Almeida Nery, un ingeniero civil local independiente.

En el informe, otras fotos muestran la "completa descomposición" del concreto en el techo de la zona donde ocurrió el incendio, así como también daños "menos severos (...) pero importantes" en el marco de acero del estadio.

El estudio concluye con la "enérgica recomendación de que sea verificado el daño real sufrido por la estructura a través de pruebas".

No está claro si los constructores han realizado dichas pruebas desde el incendio.