Federación Alemana de Futbol reclama dinero sospechoso

Alemania busca esclarecer las sospechas que apuntan al Comité que organizó la Copa del Mundo 2006, donde Fedor Radmann era vicepresidente y Franz Beckenbauer presidente 

Federación Alemania de Futbol
Federación Alemania de Futbol (Reuters)

BERLÍN, Alemania

La Federación Alemana de Futbol (DFB) reclama los 6,7 millones de euros sospechosos en el caso del Mundial 2006 a un antiguo miembro del Comité de organización, informa este martes el diario alemán Bild.

Fedor Radmann, vicepresidente del Comité de organización del Mundial 2006, en el que Franz Beckenbauer era el presidente, tiene 20 días para probar el destino de esta suma, según el diario más leído de Alemania.

"El proceso y la fecha límite fijada corresponden al procedimiento legal en Suiza", donde reside Radmann, declaró a Bild un portavoz de la DFB.

"Es escandaloso y sin fundamento. Totalmente absurdo. Evidentemente lo he rechazado rápidamente", declaró Radmann a la agencia alemana SID, filial de la AFP, precisando haber "respondido inmediatamente a la carta recibida el 8 de enero".

"La DFB debe ahora probar que su petición es legítima. Pero no hay absolutamente nada", insistió, asegurando con un tono irónico: "No entiendo nada de estos supuestos sabios de la DFB".

Beckenbauer, presidente del Comité de candidatura y después del comité de organización, igual que Wolfgang Niersbach, que dimitió de la presidencia de la DFB a principios de noviembre, siempre han rechazado toda malversación desde la revelación del escándalo en octubre pasado.

Ambos cooperan con los investigadores alemanes sobre la atribución del Mundial 2006, obtenido en 2000 por Alemania por un corto margen sobre Sudáfrica.

Beckenbauer había afirmado a finales de noviembre que esta suma estaba destinada "solo a obtener la subvención de 250 millones de euros" de parte de la FIFA, añadiendo sin embargo que ignoraba el contexto sobre dónde fue de verdad a parar ese dinero.

"Nunca preguntamos. Ese fue tal vez nuestro error", declaró. "Queríamos organizar el Mundial. Todo lo demás me daba igual", añadió.

Según Niersbach, los 6,7 millones de euros fueron dirigidos a la FIFA en 2002, por medio del patrón de Adidas de entonces, Robert Louis-Dreyfus, para asegurarse una subvención para la organización del Mundial.

La justicia suiza había indicado a mediados de diciembre que trataría con "prioridad" la petición judicial dirigida por la fiscalía de Fráncfort sobre las sospechas de fraude fiscal en relación a la atribución del Mundial de 2006 a Alemania.

El FBI se interesa también sobre el misterioso giro, afirmó el diario alemán Süddeutsche Zeitung a finales de enero.

Preguntado por la AFP, el FBI no quiso hacer comentarios.