Copa Danone, La Arena consagra al campeón

Concluyó la edición 14 de la Copa Danone en la casa del Corinthians; Japón se erigió como el nuevo monarca, mientras México terminó en octavo lugar


Japón celebra su campeonato
Japón celebra su campeonato (Eduardo Espinosa )

BRASIL

Brasil se convirtió en la tierra de la primera vez para muchas cosas en la Copa de las Naciones Danone. Por ejemplo, ésta ha sido la primera ocasión en la que el torneo infantil –con 14 ediciones a cuestas– se disputa en el continente americano; también, en tierras paulistas, Paraguay debutó en este certamen, llegando hasta la final; pero sobre todo, Japón vino a proclamarse aquí por vez primera campeón de esta justa.

Sí, la pasión futbolera de este país se manifestó en la aceptable asistencia que hubo en la Arena Corinthians para la última jornada del certamen. Un tercio de entrada para un torneo infantil es loable y más cuando el equipo anfitrión no estaba entre los finalistas debido a su pobre desempeño los días anteriores.

Este estadio mundialista, apenas inaugurado en mayo de este año y que albergó el primer juego de la Copa del Mundo, fue el escenario para la consagración del equipo infantil de Japón, que desde sus primeros juegos mostró mucho orden gracias a sus jugadores habilidosos.

Con esta fórmula, se plantó hasta la final, donde el debutante Paraguay le aguardaba. Fue un partido cerrado, en la que los sudamericanos tuvieron las primeras opciones, pero no lograron abrir el marcador. Entonces, vino el momento de los nipones, que empezaron a inclinar el juego a su favor y después de un primer tiempo sin goles, llegó el único tanto en los primeros minutos del complemento.

Así, con un solo gol, era más que suficiente para que los japoneses levantaran por primera vez el título de este torneo Sub 12. El trofeo lo entregó Cafú, el capitán de la selección brasileña que conquistó el pentacampeonato mundial en 2002. También les dedicó unas palabras a los niños nipones que se consagraron en este torneo. Un campeón para otros campeones.

TRISTE DESPEDIDA

A México, el futbol se le acabó en el instante en el que quedó eliminado en cuartos de final ante Rusia. Desde ese momento el equipo del Atlas Sub 12 no volvió a ganar un partido más de los tres que disputó, por esa razón terminó en el octavo sitio y no pudo mejorar la actuación que el año pasado logró Chivas al situarse quinto, y mucho menos el único título que ha conquistado un club de nuestro país a manos de Pachuca en 2010.

Ayer, el conjunto mexicano tuvo la oportunidad de disputar un partido en la Arena Corinthians por un simbólico séptimo lugar. El objetivo de la organización es que todos los equipos participantes tuvieran la vivencia de jugar en un estadio profesional y con pasado mundialista.

Fue así que el equipo de Julio Estrada enfrentó de nueva cuenta a Indonesia, uno de los rivales de la primera ronda y que le sacó el empate en los últimos minutos. Pues bien, la historia de ayer fue similar a la de aquel entonces, con un México perdonando las pocas opciones que de la mano de Leonardo Correa se generaron y ya en los últimos minutos empezando a padecer.

De esta manera, el conjunto mexicano se fue apagando hasta que Indonesia se fue arriba en el marcador. Y aunque se tuvo tiempo, ya no había intensidad ni ganas por revertir la situación. Sí, a esta representación mexicana se le acabó el futbol cuando cayó en cuartos de final.

QUIERE MÁS TORNEOS ASÍ

Ayer, Cafú, el padrino de esta edición de la Copa de las Naciones Danone, se presentó. El brasileño manifestó que este tipo de torneos deben ser un ejemplo para la Confederación Brasileña que desde hace tiempo ha dejado de apoyar a los más jóvenes prospectos.

"Hablar de la cantera es muy importante, sobre todo después del Mundial. Ahora necesitamos un poco más de esfuerzo. De la base saldrán los cracks del futuro que darán alegrías a Brasil.

Necesitamos que exista más compromiso y más profesionalidad. Gente que trabaje no solo en los campos, también administrativos que hagan su trabajo con responsabilidad", dijo Cafú.

Y puso de ejemplo a Neymar: "Él es el último ejemplo de un jugador que ha crecido en la base. Hay que mejorar, sin duda alguna".