Copa América de 2016 motivó investigación de EU

La organización de la Copa América del Centenario, en Estados Unidos, motivó sobornos por valor estimado en 110 millones de dólares, dijo este miércoles la secretaria estadounidense de Justicia, Loretta Lynch

La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, en conferencia de prensa
La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, en conferencia de prensa (Reuters )

GINEBRA, Suiza

La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, denunció hoy que los 14 acusados por asociación delictiva "corrompieron el fútbol por sus propios intereses y para enriquecerse" desde 1991.

"Desde 1991, la Concacaf (Confederación de Norte-, Centroamericana y del Caribe) y la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) usaron sus posiciones para solicitar sobornos a cambio de derechos de transmisión por televisión y de marketing, y así una y otra vez, año tras año, torneo tras torneo", dijo Lynch en Nueva York, donde la fiscal general (ministra de Justicia) explicó la acusación.

El Departamento de Justicia (Ministerio de Justicia) de Estados Unidos anunció hoy que acusa a 14 personas de aceptar sobornos, asociación delictiva y corrupción. Siete de ellos, altos dirigentes de la FIFA, ente rector del fútbol mundial, fueron detenidos hoy en Zúrich y hay una orden para que sean repatriados.

Lynch destacó que sólo por la Copa América Centenario, que se celebra el próximo año en Estados Unidos, se movieron en sobornos 110 millones de dólares. También consideró afectadas por la trama de corrupción la elección de Sudáfrica como sede del Mundial de 2010 y la elección presidencial de 2011.

Como parte de la investigación, el FBI (Oficina Federal de Investigación) registró a primera hora de hoy la sede de la Concacaf en Miami.

El director del FBI director, James Comey, destacó el esfuerzo de la investigación, que ha durado años, y señaló que "nadie está por encima de la ley".

"Es un gran día para los aficionados al fútbol y aún mejor para los que luchan contra el lavado de dinero y la evasión de impuestos", dijo Richard Weber, director del departamento de investigación del IRS, la agencia tributaria de Estados Unidos.

"No se trata de fútbol, sino de justicia y de cumplir la ley. Lo hicieron buscando su ganancia personal, no por el juego, sino por su propia avaricia", dijo sobre los acusados, entre los que hay destacados miembros del fútbol latinoamericano.

"Era la Copa del Mundo del fraude y hoy les hemos sacado tarjeta roja", usó Weber un símil futbolístico.