El Porto en la mira de empresarios

El presidente del Porto aseguró que el equipo no está a la venta, pero dejó claro que hay empresarios que se interesan por el conjunto de los 'Dragones', entre ellos Peter Lim

Héctor Herrera con el Porto
Héctor Herrera con el Porto (Reuters)

LISBOA, Portugal

El presidente del Porto, Jorge Nuno Pinto da Costa, reveló que supo del interés de diferentes multimillonarios por hacerse con el club, entre ellos el singapurés Peter Lim.

En una entrevista concedida a la televisión del club, aseguró que "ya apareció un ruso por aquí para comprar el Porto", aunque insistió en que nunca aceptaría una oferta de este tipo.

"Sabía que estaban alrededor del Porto a la espera de que el cadáver quedase fácil de comprar (...) Mientras esté aquí, nadie lo va a vender. Tomamos medidas para garantizar que el club sea siempre de los socios y los aficionados. Puede venir quien quiera, con todo el dinero del mundo, que no conseguirá comprarlo", recalcó.

En este sentido, incluyó a Lim entre los posibles interesados: "El Valencia fue vendido a un sujeto que Jorge Mendes -el agente de futbolistas propietario de la empresa Gestifute- me presentó como posible comprador", afirmó.

Por otra parte, el dirigente de los "dragones", de 76 años, consideró que los intentos de la FIFA de prohibir los fondos de inversión en el futbol sólo benefician "a los clubes ricos, las ligas ricas y a los multimillonarios que vienen a Europa a invertir en clubes".

"Si son ricos, no necesitan de fondos. Si quien precisa de fondos cae, mañana aparecen 'Abramovichs' -en referencia al dueño del Chelsea- y otros", lamentó.

En Portugal los fondos de inversión son utilizados por los principales clubes del país, que venden habitualmente un porcentaje de los derechos de sus mejores futbolistas con el objetivo de compartir gastos y poder hacer frente a traspasos multimillonarios con los que reforzar sus plantillas y competir en Europa.

Los equipos lusos defienden el uso de este tipo de instrumentos debido a sus bajos ingresos operativos, es decir, los que proceden de la venta de entradas, camisetas, publicidad y derechos de televisión.

Además, Pinto da Costa también censuró a la FIFA por conceder el Mundial de 2022 a Qatar, decisión en su opinión vinculada a "intereses comerciales".

En una extensa entrevista, el presidente del Porto volvió a mostrar su lado más polémico y criticó también a las principales autoridades políticas de su país por su intervención en la caída del Banco Espírito Santo (BES), por la que se vio directamente afectado como accionista.

"Nunca tuve, en 50 años que jugué en Bolsa, una acción del BES. Vi los títulos bajar y oí al primer ministro decir que era un banco seguro, que podía pagar el doble de las deudas que tenía. Y cuando oí al jefe del Estado decir más o menos lo mismo, compré acciones", explicó.

"Me sentí estafado (...) No fui perjudicado en cifras astronómicas, pero sí significativas (...) Ahora no sé si el presidente y el primer ministro indemnizarán a los que engañaron", aseveró Pinto da Costa.