Champions: Arsenal 2-0 Marsella

Dos goles del inglés Jack Wilshere sellaron la victoria en casa sobre un inofensivo y ya eliminado Olympique de Marsella, en el penúltimo encuentro de la fase de grupos de la Champions League

Champions League
Champions League (Reuters )

Ciudad de México

Los Gunners se mantienen como líderes de su sector con 12 puntos, por delante del Borussia Dortmund y el Nápoles, ambos con nueve, y tratarán de cerrar la primera fase como primeros el próximo 11 de diciembre en el estadio napolitano de San Paolo, donde les valdrá con un empate para mantenerse a la cabeza en el apartado F.

Los de Arsène Wenger se enfrentaban a un rival que no ha logrado sumar un solo punto en toda la primera fase de la máxima competición europea, y que no presentaba sobre el papel ningún peligro.

El encargado de aclarar el camino para los locales nada más comenzar el duelo fue Wilshere, quien a sus 21 años se ha convertido en una de las piezas fundamentales del equipo de Wenger, líder de la liga inglesa.

El mediocampista aprovechó un pase del francés Bacary Sagna para internarse en el área de Mandanda por la derecha, hacer un recorte al defensa Kassim Abdallah y lanzar un disparo hacia el palo izquierdo con el que superó al arquero congoleño.

El español Santi Cazorla guardó descanso en el banquillo de inicio, pero aún así los locales, con el alemán Mesut Özil en el centro del campo, eran capaces de mover el balón con soltura en la zona de medios ante un Olympique pasivo, incapaz de entrar en el partido.

Los ingleses pudieron ampliar de nuevo su ventaja en el 35', cuando el árbitro español Antonio Mateu apreció penal, en un empujón sobre la línea del área visitante del camerunés Nicolas N'Koulou sobre Ramsey.

Özil, quien tomó la responsabilidad de lanzar desde los once metros, hizo un ligero amago antes de disparar hacia la izquierda un balón que despejó el guardameta del Marsella.

A pesar de que el Olympique estaba completamente desactivado, los Gunners continuaban sin concretar las diversas ocasiones que generaban.

Finalmente, el trío de jugadores más peligrosos esta noche sobre el césped de Londres fabricó el segundo de los locales. Ramsey vio antes que nadie un movimiento fugaz de Özil, y trazó un pase vertical para que el alemán recogiera el balón en el interior del área.

El ex del Real Madrid lanzó entonces el cuero en paralelo a la línea de fondo para que Wilshere, quien llegaba en carrera, cerrara la jugada de billar enviando el balón a la red.