Milán, el último tren de James

El mediocampista colombiano del Real Madrid podría tener algunos minutos en el duelo ante el Atlético de Madrid, en la final de la Champions League; buscaría cerrar dignamente una mala temporada

James Rodríguez, jugador del Real Madrid
James Rodríguez, jugador del Real Madrid (EFE)

Ciudad de México

El colombiano James Rodríguez ha vivido una temporada negra en el Real Madrid después de haber sido uno de los jugadores más destacados en su primer curso en el equipo blanco, por lo que la final de Milán se presenta como su última oportunidad para revertir su situación.

El problema para el '10' cafetero es que, vista la poca confianza que ha demostrado hasta ahora su técnico Zinedine Zidane, ni siquiera tiene garantizado que juegue contra el Atlético de Madrid el sábado.

Y su futuro en el equipo blanco estaría en entredicho.

Las estadísticas son contundentes: en su primera temporada en el Real Madrid (2014-2015), después de haber sido fichado del Mónaco francés por 80 millones de euros, James jugó un total de 3.619 minutos en 46 partidos, con 17 goles y 17 asistencias.

En el presente curso, el que debía ser el de la confirmación, no contó con la confianza de Rafael Benítez al inicio de la temporada, ni con la de Zidane cuando el francés sustituyó en enero al madrileño. Y sus números han caído a la mitad: 1.859 minutos en 32 partidos (muchos como suplente), 8 goles y 10 pases decisivos.

Quizás los problemas de James comenzaron en enero de 2015, en la famosa fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo celebrada tras recibir un humillante 4-0 en el Vicente Calderón frente al Atlético de Madrid.

Aquella fiesta, que muchos apuntan como la imagen de la desintegración del equipo que había ganado la 'Décima' meses antes en Lisboa, estuvo animada por el cantante colombiano Kevin Roldán, amigo de James.

- Señalado por el 4-0 del Barcelona -

La temporada 2015-2016 para el Real Madrid dio un vuelco el 21 de noviembre. Aquel día, el club blanco fue humillado en el Bernabéu por su eterno rival, el Barcelona, que ganó por 4-0. Por aquella derrota fueron criticados Rafael Benítez y James Rodríguez.

El técnico por renunciar a lo que había creído hasta ese momento, es decir, un centro del campo con Casemiro, Toni Kroos y Luka Modric, mientras que James por ser el jugador elegido para sustituir al mediocentro brasileño. Y el '10' quedó además señalado al ser la primera sustitución de Benítez, en el minuto 56, justo después de que el Barça hubiese marcado el tercero.

El cese del 'defensivo' Benítez y la llegada al banquillo de Zidane, de quien el colombiano se declaró admirador, parecía que podría recuperar al futbolista de la primera temporada, pero el francés tampoco ha acabado confiando en él.

"Cuando uno juega y tiene el apoyo de todos, se nota", dijo James al volver de dos partidos de Colombia, en una referencia en que se sentía valorado en su selección de su país y tal vez no tanto en el Real Madrid.

Pero episodios como la llegada de James al centro de entrenamiento del Real Madrid perseguido por la policía a más de 200 km/h, tampoco le ha servido para conciliarse con la afición blanca.

La prensa española asegura que James quiere marcharse del Real Madrid y viendo las escasas chances que tiene de disputar la final de la Liga de Campeones, le queda la Copa América para resarcirse.

En Madrid, no obstante, aún esperan recuperar al jugador que deslumbró el año pasado. Y James tiene edad, 25 años, para revertir la situación.