Futbolistas que juraron amor eterno a su equipo

Pocos son los elementos que no dejan de querer a sus colores, al grado de colgar los botines en el club que les dio la oportunidad de brillar como profesionales 

Ciudad de México

Carles Puyol terminará su relación con el Barcelona en este 2014, lo que se traducirá en 19 años como culé. Las lesiones de rodilla mermaron su accionar en los últimos años, por lo que decidió hacerse a un lado; sin embargo, se le recordará como uno de esos futbolistas de un solo cariño, de un solo color.

PAOLO, EL ROSSONERO DE LEYENDA

Veinticuatro años de carrera cumplió Maldini con el Milan. 647 partidos de Serie A completó un defensa histórico, no solo del cuadro lombardo, también a nivel mundial con la camiseta de Italia.

Con 16 años, Paolo debutó en 1985; para 1988, la selección mayor vio sus primeros pasos, los que terminó en el Mundial de Japón – Corea 2002 con 126 partidos acumulados. 

BOBBY CHARLTON, CABALLERO DE OLD TRAFFORD

Sir Robert Charlton permaneció en el Manchester United de 1953 a 1972; además, su palmarés se engalanó con la Copa del Mundo en 1966, en su casa, en Wembley, en aquella polémica final entre Inglaterra y Alemania que se decidió con el gol fantasma de Geoff Hurst.

Charlton jugó en cuatro Mundiales, donde vio acción en 14 encuentros y sumó 4 dianas; México 1970 fue el cerrojazo a su trayectoria internacional.

FRANCESCO TOTTI, IL CAPITANO

El capitán de la Roma, parece, terminará su carrera en su club de toda la vida, en su ciudad, algo que casi nadie podrá presumir. El amor a los colores de La Loba fue tal que rechazó propuestas del Real Madrid y Milan. Totti cumplirá 21 años de trayectoria profesional en este 2014, y en sus vitrinas ya exhibe una Copa del Mundo con Italia (2006).

STEVEN GERRARD "NUNCA CAMINARÁ SOLO (You'll Never Walk Alone)"

Steven, al igual que el italiano Francesco Totti, le declaró amor eterno a su insignia, el Liverpool, ese que logró una de las remontadas más recordadas en el futbol mundial, aquella de la Champions League 2004-5, donde el 0-3 del primer tiempo se cerró en una tanda de penales épica, que finalizó con La Orejona en las manos de 'Steve-G'. Está por cumplir 16 años con los Reds.