Breno llega a Brasil tras arresto y busca "un nuevo comienzo"

Según los dirigentes del Sao Paulo, el club espera que el jugador se presente a comienzos de enero para iniciar un período de readaptación al futbol.

Breno
Breno (Especial )

SAO PAULO, Brasil

El defensor brasileño Breno, quien fue arrestado en Alemania por prender fuego a la casa donde vivía en Múnich, regresó hoy a su país para jugar la próxima temporada en el Sao Paulo, en lo que definió como "un nuevo comienzo" para su carrera.

"Vuelvo a Brasil con la cabeza en alto, y lo encaro como un nuevo comienzo en mi carrera", afirmó el zaguero en declaraciones al portal brasileño GloboEsporte.

Según los dirigentes del Sao Paulo, el club espera que el jugador se presente a comienzos de enero para iniciar un período de readaptación al futbol.

"Está claro que Breno tiene necesidades especiales, esto debemos tener en claro. Pero, a comienzos de enero, si él lo desea y nosotros lo necesitamos, él deberá presentarse como jugador del Sao Paulo", afirmó el gerente ejecutivo de fútbol del club paulista, Gustavo Vieira de Oliveira, al canal SporTV.

El contrato de Breno con el Sao Paulo, que expira recién en octubre de 2015, fue firmado en diciembre de 2012, después de que el jugador fuera condenado a tres años y nueve meses de cárcel por haber incendiado su casa en Múnich, el 20 de septiembre de 2011.

El club brasileño, donde el zaguero inició su carrera, justificó su fichaje argumentando que era necesario "otorgar seguridad, estabilidad y sobretodo perspectivas al jugador".

Breno inició su carrera en el Sao Paulo y a los 18 años ya era una de las principales figuras del equipo que se alzó con el título del Campeonato Brasileño en 2007.

Su desempeño llamó la atención de clubes europeos, y en diciembre de 2012 el Bayern de Múnich lo fichó por 12 millones de euros (unos 14,7 millones de dólares al cambio actual).

Sin embargo, el entrenador del equipo germano, el holandés Louis Van Gaal, lo mantuvo en el banquillo de suplentes, y dos años después fue cedido a préstamo al Núremberg allemán. Allí sufrió una seria lesión en la rodilla derecha y debió regresar al Bayern.

El brasileño cumplió dos tercios de su condena y este miércoles fue liberado para abandonar Alemania y regresar a su país, acompañado por su esposa Renata y sus dos hijos, Pietra y Brenda.