¿El ocaso de Brasil?

En su Mundial, los brasileños fueron humillados por Alemania, un año después, con un entrenador diferente, la historia fue la misma

Los jugadores de Brasil al ser eliminados en la Copa América
Los jugadores de Brasil al ser eliminados en la Copa América (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

En el Mundial de 2014, Brasil optó por Felipao a pesar de su tendencia defensiva. El resultado es conocido por todos: terminó humillado; un año después trató de hacer lo mismo en la Copa América, y también fue eliminado.

Hay críticos que reclaman a Brasil que vuelva a su esencia, pero la realidad es que la canarinha no tiene el material humano para hacerlo

Son por lo menos tres ciclos mundialistas en los que Brasil no ha brillado como se esperaba.

En el Mundial de Alemania en 20006, la canarinha se quedó en los cuartos de final en donde fue eliminada por Francia. En 2010, llegaron a la misma instancia, dondeí Holanda los dejó fuera.

En 'su' Mundial, llegaron a semifinales solo para ser humillados por Alemania que, a la postre, se convertiría en campeón.

Parece que la magia se les acabó a los brasileños y su actual entrenador no lo acepta.

Dunga, que entrena por segunda vez al combinado nacional, sigue la senda que inició Carlos Alberto Parreira, que enterró el futbol que por tanto tiempo caracterizó a Brasil: "Jugaremos como el futbol moderno demanda. La magia y los sueños ya no existen en el futbol actual. Tenemos que combinar técnica y eficiencia".

Romario, Bebeto, Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho, parece que fueron los últimos 'magos' de la verdeamarelha.

En Neymar, los aficionados pusieron la esperanza de que el 'jogo bonito' volviera, pero el astro del Barcelona ha tenido que 'abandonar' a su selección por lesiones y suspensiones.

Brasil, según las palabras de su entrenador, no tiene la "obligación de jugar bonito, pero sí de ganar" y aún con este sistema no ganan, y fueron eliminados en penales en la Copa América ante Paraguay.

La selección de Brasil requiere una renovación en su plantel, además deben de cuidar a Neymar, su mayor figura, y de darle apoyo para evitar que se repitan los problemas emocionales o de temperamento que llevaron a su expulsión y posterior sanción en el partido contra Colombia.

Los pentacampeones deben de volver a tomar la iniciativa para evitar "caer en el juego de ellos", como lo dijo Dani Alves.

Pero lo más importante: Dunga debe encontrar un diez o buscar la manera de que no se note su ausencia sino las últimas cuatro historias tristes de esta selección, Mundial 2006, 2010 y 2014 y Copa América 2015, volverán a repetirse.