Muere obrero tras caída en estadio de Brasil

Arena Amazonia de Manaos
Arena Amazonia de Manaos (Reuters)

Ciudad de México

Un obrero murió al caer desde una altura de 35 metros cuando trabajaba en las obras de construcción del estadio Arena Amazonia, de la ciudad de Manaos, que recibirá partidos durante el Mundial 2014.

El obrero, Marcleudo de Melo Ferreira, de 22 años, era empleado de una empresa subcontratada por la constructora Andrade Gutiérrez, responsable de las obras, que realizaba los trabajos de montaje del techo de la arena.

"El obrero estaba instalando la cobertura, estaba trabajando en la punta de la misma y cayó. Fue llevado para el hospital con vida, pero murió de mañana. No sabemos todavía las causas", dijo el coordinador de la Unidad Gestora del Mundial en el estado de Amazonas, Miguel Capobiango.

La constructora expresó, a través de un comunicado, que reitera "el compromiso asumido con la seguridad de todos los empleados", y afirmó que "se está realizando una investigación interna para determinar las causas del accidente".

La policía civil también realizó una investigación preliminar en el lugar, donde los trabajos están paralizados.

Es el segundo accidente fatal ocurrido en la Arena Amazonia en lo que va del año, y el cuarto vinculado a obras en estadios que recibirán partidos durante la cita mundial. En mayo pasado, un obrero de 40 años perdió la vida al caer desde unos cinco metros de altura.

En tanto, el pasado 27 de noviembre, dos obreros murieron al desplomarse una gigantesca grúa de metal sobre parte de la cubierta y las tribunas del estadio Arena Corinthians, en Sao Paulo, sede del partido inaugural del Mundial el 12 de junio de 2014.

La obra del estadio de Manaos había sido inspeccionada en enero por el Ministerio Público de Trabajo, que calificó la situación de seguridad del lugar como "precaria".

Además, constató varias irregularidades: obreros sin equipos de protección colectiva en lugares con riesgo de caída o de arrojamiento de materiales, y aberturas en el piso sin señalizar, entre otras.

"Las condiciones de seguridad están muy precarias y exige una intervención urgente para resguardar la seguridad de los trabajadores", dijo en su momento el fiscal Ilan Fonseca de Souza.