Presidente argentino pide a Boca y River evitar otro “espectáculo bochornoso”

El mandatario exhortó a ambos clubes a que no repitan lo sucedido en el último encuentro, el cual fue marcado por la indisciplina  

Mauricio Macri, Presidente de Argentina
Mauricio Macri, Presidente de Argentina (Reuters )

MENDOZA, Argentina

El presidente argentino, Mauricio Macri, les pidió hoy a los futbolistas de Boca Juniors y River Plate que no repitan el "espectáculo bochornoso" del último superclásico, en el que hubo cinco expulsados.

"Claramente esperamos todos los argentinos, los que somos de Boca o de River, de otros equipos o los que no les gusta el fútbol, que se vea en la cancha un espectáculo que tenga que ver con el deporte", dijo el mandatario sobre el amistoso del próximo sábado entre los dos equipos más populares del fútbol local.

Macri, que inició su carrera política como presidente de Boca y luego fue alcalde de la Ciudad de Buenos Aires, (2007-2015), se quejó del amistoso de pretemporada disputado el sábado en Mar del Plata.

Durante un acto en la provincia de Mendoza, el mandatario sostuvo que el partido en el que River se impuso por 1-0 fue "cualquier cosa" menos un espectáculo.

En ese partido, además de haber cinco expulsados y juego brusco, los jugadores de Boca Daniel Díaz y Daniel Osvaldo le hicieron gestos a hinchas de River.

"No podemos volver a caer en el espectáculo bochornoso del sábado pasado", enfatizó el jefe del Estado, lamentando la imagen que dejaron los futbolistas.

"Estamos en un momento en que estamos todos comprometidos a una Argentina en la cual se revalorice la importancia del diálogo, de la buena convivencia, donde bajemos la violencia, donde todos nos comprometamos en la lucha contra el narcotráfico", señaló.

El presidente de Boca, Daniel Angelici, y el entrenador del equipo, Rodolfo Arruabarrena, también habían manifestado días atrás su desacuerdo con el comportamiento de los futbolistas, que fueron los últimos campeones del torneo argentino.

"Estoy muy caliente con lo que pasó y con la imagen que damos, que no es acorde a la del club más grande de la Argentina", dijo el técnico, muy molesto con su equipo, que previamente había sufrido dos expulsiones en otro amistoso ante Racing.