Benfica y Sevilla, alejados del glamour

La Final de la  Europa League se disputará el miércoles 14 de mayo en el Juventus Stadium, Turín

Turín, Italia

El Sevilla y el Benfica lucharán en Turín por conquistar la Europa League, un título que servirá para que uno de los dos equipos se reencuentre con la gloria que vivió en el pasado.

El conjunto español busca su tercera justa continental tras levantar la UEFA, actual Europa League, en 2006 y 2007, mientras que el Benfica, campeón de la Copa de Europa en 1961 y 1962, luchará para poner fin a una sequía que perdura ya 52 años, en los que el equipo "maldito" perdió las siete finales que disputó.

Lejos del glamour de la Champions, la segunda competición europea da la posibilidad a los equipos menos poderosos de la elite continental. Las estrellas en Turín, donde se espera que los truenos den paso a temperaturas suaves, no serán Lionel Messi o Cristiano Ronaldo, sino Ivan Rakitic, Kevin Gameiro, Óscar Cardozo o Luisao.

"Creo que ninguno de los dos equipos llega a la Final como favorito, ambos tenemos el 50 por ciento de posibilidades de ganar. Uno tiene que ser muy bueno para llegar a la Final, y tengo un gran respeto por este Sevilla que competirá en la final ante nosotros", dijo Jorge Jesús, entrenador de un Benfica que eliminó en semifinales al gran favorito, la Juventus.

El conjunto portugués, que ya se proclamó campeón de Liga y de la Copa de la Liga, perdió la Final de 2013 ante el Chelsea, el último episodio de la maldición de Bela Guttmann, único entrenador del Benfica junto a Jorge Jesús que alcanzó dos finales europeas de forma consecutiva.

Al ser despedido del banquillo del Benfica en 1962 tras ganar dos Copas de Europa, el austohúngaro Guttmann aseguró que el equipo no volvería a reinar más allá de las fronteras portuguesas. Y por ahora la razón sonríe al fallecido técnico: el Benfica perdió cinco finales de Copa de Europa y dos de la UEFA.

Por si fuera poco, el Benfica lleva 32 años sin ganar a un equipo español, un total de 14 partidos; sin embargo, sus únicas dos victorias en finales europeas han llegado ante conjuntos de su país vecino: Real Madrid y Barcelona.

Por su parte, el Sevilla quiere terminar a toda orquesta una temporada en la que ya se aseguró un lugar en la próxima Europa League después de ver cómo su máximo rival, el Betis, descendía de categoría tras un año desastroso.

El único enfrentamiento previo entre ambos llegó en la ronda previa de la Copa de Europa 1957/1958 y terminó del lado del Sevilla, que ya ganó a dos equipos portugueses en su camino a la Final, al Estoril Praia en la fase de grupos y al Porto en cuartos.

El duelo se disputará delante de 41 mil espectadores en el recientemente remodelado Juventus Stadium de Turín, donde el balón rodará a las 20:45 (13:45 horas) para que Sevilla o Benfica se reencuentren con la gloria y el pasado.