Leverkusen, a octavos de Champions como segundo

Mónaco, después del 2-0 contra el Zenit, arrebató el primer puesto del sector C a los alemanes, quienes dieron un partido para el olvido en la casa del Benfica (0-0)

Bayer y Benfica, sin daños
Bayer y Benfica, sin daños (Reuters)

Lisboa, Portugal

El Bayer Leverkusen pasó a los octavos de final de la Champions League como segundo del grupo C al empatar a cero ante el Benfica y verse perjudicado por la victoria del Mónaco francés ante el Zenit de San Petersburgo ruso por 2-0.

Con un juego elaborado que pecó de condescendencia, los alemanes perdieron el primer puesto del grupo en favor del Mónaco, que acabó por sumar 11 puntos, uno más que el Leverkusen.

El Benfica, por su parte, cerró como colista del C, con cinco puntos, dos menos que el Zenit, tercero y clasificado a la Europa League.

Un desangelado estadio de La Luz recibió a alemanes y lisboetas en una lucha de motivaciones desiguales.

Los alemanes, surtidos de talentos ofensivos en el medio campo como el alemán de la nueva generación Karim Bellarabi, estaban mejor situados que el Benfica, pero no concretaron su dominio.

Algo condescendientes y siempre evitando los pelotazos, marearon el balón en las cercanías del área local en un alarde de paredes y apoyos por el que no recogían frutos.

Pero fue el espigado brasileño Talisca, quien jugó la última media hora, el que casi los recoge en un disparo desde fuera del área.

Bellarabi probó a Artur en otro disparo duro, mientras que el central brasileño César respondió por el Benfica con remate de cabeza por encima del larguero.

Imponentes y ya relegados al segundo puesto de grupo por el triunfo del Mónaco, los germanos jugaron la prórroga con un jugador menos por la expulsión en el 91 del defensa Toprak.