Benfica, nula localía contra Zenit

Con estos tres puntos, el equipo ruso es líder, empatado con el Mónaco, que superó 1-0 al Bayer Leverkusen 

Axel Witsel y el Zenit festejan uno de los goles frente al Benfica
Axel Witsel y el Zenit festejan uno de los goles frente al Benfica (Reuters)

Lisboa, Portugal

Ante un Benfica con diez hombres por la expulsión en el minuto 18 del portero brasileño Artur Moraes, el Zenit San Petersburgo venció a domicilio al campeón portugués (0-2) con actuaciones estelares del brasileño Hulk y del luso-venezolano Danny.

Gracias a este triunfo, el conjunto de André Villas-Boas lidera con tres puntos el grupo C, mientras que el Benfica es colista empatado con el Bayern Leverkusen, que perdió en Mónaco (1-0).

Hulk marcó en el minuto 5 y el belga Axel Witsel sumó el segundo en un tiro de esquina en el 22'.

Danny, además de asistir a Witsel, fue crucial al provocar la expulsión de Moraes en un uno contra uno.

A pesar de la inferioridad numérica durante 75 minutos, los portugueses aguantaron y tuvieron ocasiones para recortar el marcador en la segunda parte.

El Zenit tardó cinco minutos en enderezar el triunfo. Hulk, el más recriminad por la afición de La Luz por su pasado en el Porto, recibió desde la derecha un pase del pequeño Oleg Shátov y definió con un sutil toque por encima de Artur Moraes. Un gol de clase.

El internacional brasileño se asoció a la perfección, tanto con el ruso Shátov como con el luso-venezolano Danny, capitán y líder de la escuadra rusa.

A partir de ellos, el multimillonario club con sede en San Petersburgo hizo mella en la defensa del Benfica, cuyo centro del campo pecó también de imprecisión, sobre todo en la primera parte.

Hulk, de 28 años, se dedicó a colocar venenosos centros y a rematar con peligro en numerosas ocasiones, mientras al Benfica, sobre todo su par, el lateral zurdo Eliseu, le tocó aguantar el chaparrón.

El juego de posesión y ataque elaborado que propugna Jorge Jesús en el Benfica estuvo anulado por la sofocante estrategia propuesta por su compatriota André Villas-Boas, quien le tiene tomada la medida a Jesús desde su época como técnico del Porto.

A la clase de Hulk, Danny y Shátov se unió la del venezolano José Rondón (ex del Málaga), así como la consistencia del español Javi García, de Witsel y de Ezequiel Garay, todos ellos antiguos pupilos de Jesús en el Benfica.

Pero fue el escurridizo Danny quien atrajo los focos en la jugada que determinó el encuentro.

Se aprovechó de la posición retrasada del brasileño Luisao, quien rompió la línea del fuera de juego, y se plantó cara a cara ante Moraes, que derribó al liviano medio ofensivo al borde del área.

El colegiado noruego Svein Oddvar Moen le mostró la roja directa y abandonó al Benfica a su suerte. Era el minuto 17, perdía por 0-1 y contaba con solo diez jugadores con más de una hora por jugarse.

Jesús tuvo que retirar al brasileño Talisca, el nuevo valor emergente del Benfica, y dar entrada al portugués Paulo Lopes, el tercer portero de la plantilla (el brasileño Julio César fue baja por lesión).

Después de una felina intervención de Lopes, el segundo gol cayó de lado ruso. Danny botó un tiro de esquina desde la derecha y Witsel cabeceó el 0-2 en el minuto 22.

Los locales acecharon en una falta lateral botada por el incansable argentino Enzo Pérez. Luisao, con sus 1,93 metros, se impuso por arriba y obligó a Lodiguin a una notable estirada.

Rondón y Hulk, con un remate al palo, respondieron entonces la reacción del campeón portugués.

En el último tramo, el campeón luso acabó mejor que su oponente, aunque no pudo reflejarlo en el marcador.