Liga Portuguesa: Benfica 2-0 Oporto

El Benfica superó hoy con claridad al Oporto en el gran clásico del fútbol portugués por 2-0 y se coloca como líder de la Liga, un triunfo con gran valor sentimental y que sirvió de homenaje póstumo a Eusébio, en realidad el gran protagonista del encuentro

Garay, jugador del Benfica
Garay, jugador del Benfica (AP)

Ciudad de México

En los minutos previos al partido, la mayor figura en la historia del Benfica fue el centro de atención, justo una semana después de su fallecimiento.

Además de guardar un minuto de silencio por la "Pantera Negra", la afición de las "águilas" desplegó varias pancartas con la imagen del exfutbolista, de origen mozambiqueño, y su viuda asistió al encuentro desde el palco.

El tiempo de homenajes, no obstante, acabó en el momento en que comenzó el balón a rodar, ya que el Oporto se mostró poco dispuesto a participar en ellos.

Con el liderato en juego, el gran clásico del fútbol luso arrancó fuerte y vibrante, una constante durante la mayor parte del encuentro.

En juego de ida y vuelta, fue el Benfica el primero en abrir el marcador. El media punta Markovic, la joven perla serbia, arrancó desde el centro del campo y se sacó de la manga un gran pase que dejó solo frente al portero rival al delantero hispano-brasileño Rodrigo, que no erró y batió a Hélton.

Corría el minuto 15 y los locales ya sacaban ventaja a su rival. Conforme pasaron los minutos, el dominio fue diluyéndose y los "dragones" comenzaron a merodear con asiduidad el área rival, aunque sin apenas ocasiones claras.

El conjunto blanquiazul, vigente campeón de Liga, tuvo el empate justo antes del final del primer tiempo, pero el remate del colombiano Jackson Martínez estaba anulado por fuera de juego.

El inicio de la segunda mitad fue todavía más trepidante. En los primeros compases el Benfica se mostró impreciso en el pase y el Oporto parecía creer en la remontada.

 Fue sin embargo que el argentino Enzo Pérez colocó un centro dentro del área chica que el arquero del Oporto no fue capaz de despejar y su compatriota Garay, de franco cabezazo, llevó la locura a las gradas y puso el 2-0 en el marcador.

Paulo Fonseca reaccionó inmediatamente y dio entrada al extremo luso Ricardo Quaresma, recién fichado en el mercado de invierno. Pero no fue suficiente.

Con este resultado las águilas se afianzan en la cima del campeonato portugués a espera de lo que pueda realizar el Sporting de Lisboa.