Solitario gol de Müller ante solitario CSKA: 0-1

Thomas, de penal al 22', dio la victoria al Bayern Múnich contra un equipo de Moscú que pagó un partido sin público 

Thomas Müller, de penal, dio el triunfo al Bayern
Thomas Müller, de penal, dio el triunfo al Bayern (AFP)

Moscú, Rusia

El Bayern Múnich cosechó su segunda victoria en la Champions League al vencer 1-0 como visitante al CSKA Moscú, en un encuentro que se jugó sin público en las tribunas.

Sin brillar, el conjunto dirigido por Josep Guardiola se llevó tres valiosos puntos de su visita a Moscú, que lo dejan con seis unidades en cabeza del duro Grupo E, donde comparte con Manchester City y la Roma.

Todavía sin la maquinaria aceitada, al Bayern le costó generar futbol e imponer condiciones ante el CSKA, que incluso pudo haber igualado el encuentro en más de una ocasión.

El único gol del partido llegó a los 22 minutos con un penal convertido por Thomas Müller tras una infracción sobre Mario Götze en el área.

La temprana ventaja no facilitó el trabajo del equipo de Guardiola, que contó con el dominio territorial y la posesión del balón, pero que no inquietó demasiado el arco defendido por Igor Akinfeev.

Por el contrario, el CSKA contó con una clara posibilidad a los 36 minutos, cuando Manuel Neuer tapó un mano a mano a Ahmed Musa y Zoran Tosic disparó desviado el rebote que le quedó dentro del área.

El conjunto ruso volvió a avisar en el inicio de la segunda parte con un nuevo remate de Musa, pero sus intentos se fueron diluyendo con el paso de los minutos.

Sin exigirse a fondo, el campeón alemán retomó las riendas del partido ante un CSKA que continuó replegado pese a la desventaja y no pasó mayores contratiempos para llevarse el triunfo.

El encuentro, jugado bajo frías temperaturas en la capital rusa, se disputó sin público debido a una sanción que la Unión Europea de Fútbol Asociado (UEFA) le aplicó al CSKA por los repetidos episodios de racismo de sus hinchas.