Schweinsteiger, refuerzo del Manchester United

Bastian abandonará al Bayern Múnich después de 17 años, donde consagró su carrera en el futbol alemán 

Bastian Schweinsteiger será del Manchester United
Bastian Schweinsteiger será del Manchester United (Mexsport)

BERLÍN, Alemania

La era de Bastian Schweinsteiger en el Bayern Múnich llegó a su fin: el mediocampista dejó el equipo con el que jugó los últimos 17 años para sumarse la próxima temporada al Manchester United inglés, confirmó el campeón alemán.

El capitán de la selección teutona y campeón del mundo en Brasil 2014 firmará un contrato, al parecer, por tres años, hasta 2018, en el club inglés. En los próximos días se pondrá así a las órdenes de Louis Van Gaal, al que conoce desde que el holandés dirigió el Bayern.

"El viernes tuvimos una conversación muy seria y exhaustiva", anunció hoy en Múnich el jefe de la junta directiva del club, Karl-Heinz Rummenigge. "Me explicó que en sus vacaciones había pensado que quería hacer algo nuevo en el tramo final de su carrera".

"Intentamos convencerlo de seguir en el Bayern", añadió el directivo, que sin embargo mostró su "comprensión y respeto" por la decisión tomada por el jugador de 30 años. "Es una experiencia que le hará bien. También la selección terminará beneficiándose".

Así lo vio el seleccionador alemán, Joachim Löw: "Estoy convencido de que el nuevo estímulo de la Premier League le hará bien. Sé que aún tiene grandes ambiciones y objetivos", dijo citado por la Federación Alemana de Futbol (DFB).

Rummenigge evitó dar detalles del contrato. Según los medios, La cláusula de rescisión pagada por el Manchester se situó entre los 18 y los 20 millones de euros (20 y 22 millones de dólares). El jugador aún tenía un año de contrato en Múnich hasta 2016.

Schweinsteiger puso así fin a una era que comenzó con su llegada al Bayern el 1 de julio de 1998 y en la que el Bayern ganó todos los títulos posibles: ocho Bundesligas, siete Copas, la Liga de Campeones europea en 2013 y el Mundial de clubes el mismo año.

También icono de la selección alemana, el nuevo capitán del equipo de Löw consiguió sendos terceros puestos en los Mundiales de 2006 y 2010 antes de conquistar la cuarta Copa del Mundo para Alemania venciendo 1-0 a Argentina en la final del Mundial de Brasil hace un año.

Tras el torneo, el centrocampista fue baja un mes por lesión y a su regreso no logró encontrar un lugar fijo en el esquema de Josep Guardiola.

El técnico español anunció recientemente que contaba con el vicecapitán para la próxima temporada, pero añadió: "Sólo él puede decidir sobre su futuro, no 'Pep'. Jugadores con una gran carrera y esta gran calidad deciden por sí mismos".

Rummenigge negó hoy las especulaciones sobre una mala relación entre Guardiola y el jugador. "Que se haya ido por nuestro entrenador es algo que debo enmarcar en el reino de la fantasía. Los dos tienen una relación intacta".

La noticia del fichaje saltó a las portadas online de los diarios alemanes y disgustó a los hinchas del Bayern: muchos de los 60.000 que llenaron hoy el Allianz Arena para ver la presentación oficial del equipo silbaron en señal de protesta.

"Entiendo que provoque grandes discusiones entre los fans", dijo Rummenigge. "Fue una decisión difícil para el Bayern", añadió, argumentando que habría sido "un poco insensible" frustrar el deseo del jugador de hacer una experiencia en otra Liga.