Barcelona espera a Messi para enfrentar al Celta

El cuadro blaugrana está pendiente de la recuperación de 'Lio' para enfrentar al cuadro de Vigo en la reanudación de la Liga Espñola; Real Madrid, por su parte, quiere que Marcelo se recupere de sus malestares

Lionel Messi, festejando en el Camp Nou, una imagen habitual
Lionel Messi, festejando en el Camp Nou, una imagen habitual (AP)

Barcelona, España

Al arranque del exigente mes de abril, el Barcelona espera que Lionel Messi pueda jugar el primer partido de la liga española contra el Celta de Vigo después del parón de selecciones internacionales, en que el astro no participó de los dos encuentros que disputó Argentina aquejado por molestias en el pie derecho.

El estado físico de Messi centra la preocupación del Barsa de cara a seguir sumando victorias que cimienten su liderato del campeonato, al que le restan 10 jornadas. Los 68 puntos que ostentan en la cima los azulgranas a las puertas de la 29na fecha son seguidos de las 64 unidades que cuenta el Real Madrid en calidad de escolta.

Los blancos sí tienen confirmada la baja del central Pepe, lesionado con Portugal, para su enfrentamiento con el penúltimo clasificado Granada, también el domingo. El contratiempo añade al clima de desasosiego tras ver ampliada la diferencia con el Barsa a cuatro puntos por la derrota de la última fecha en el clásico, 2-1 en feudo catalán.

El calendario no da tregua a ambos candidatos, pues la liga sigue entre semana y el miércoles los azulgranas recibirán al Almería, mientras que el Madrid visitará la cancha del vecino Rayo Vallecano. Ganador de sus últimos siete compromisos, el Barsa también espera al poderoso Sevilla el sábado, mismo día en que el Madrid recibirá al Eibar. Y luego llegarán los cuartos de final de la Liga de Campeones con dos cruces de altura: Barsa-PSG y Madrid-Atlético de Madrid, reedición de la última final.

Al líder liguero le apremia que Messi, quien entrenó el jueves a ritmo suave, reencuentre su mejor tono físico después de sufrir un golpe en el clásico ante el Real Madrid. Hasta el clásico, el argentino había exhibido un nivel supremo de juego, tanto en cuota goleadora como rol de asistente, superando incluso al madridista Cristiano Ronaldo en la tabla de máximos cañoneros, que actualmente comanda con 32 dianas por las 31 del portugués.

"Vi bien a Messi en su regreso y el grupo está con ganas. Eso nos tranquiliza", comentó el jueves el chileno Claudio Bravo, arquero menos goleado del campeonato con apenas 17 tantos encajados. "Cada partido te estás jugando la temporada. En casa ya perdimos con el Celta y eso nos hace tener la tensión más alta", explicó sin aparente preocupación por las bajas del lesionado Jordi Alba y el argentino Javier Mascherano, sancionado.

Sin tantos de Messi, el clásico lo decantó Luis Suárez con un golazo evocador de su mejor época en Liverpool y que justificó gran parte de su fichaje al inicio de campaña. Tras un tibio arranque en cuanto a cifras goleadoras, el uruguayo se ha entonado con siete redes en los últimos siete partidos, cuenta 14 en el total de competiciones y se antoja clave para afrontar el tramo decisivo del curso como alternativa a Messi y Neymar, quien no parece atravesar su mejor momento.

Cristiano también marcó por el Madrid en el gran duelo, pero su equipo cosechó en Barcelona su sexta derrota de 2015 contando liga, Champions y la Copa del Rey, donde cayó eliminado por el Atlético. El duelo europeo con los rojiblancos se siente capital para la entidad, pero el inminente compromiso liguero con el Granada no admite nuevos deslices, considerando el valor añadido de abrir la programación dominical que cerrará a su turno el Barsa.

Sin Pepe, baja confirmada por 10 días, el técnico Carlo Ancelotti recurrirá de nuevo a Raphael Varane para formar eje defensivo con Sergio Ramos, aunque preocupa más el estado de forma de los delanteros y en especial Gareth Bale, muy lejos de las prestaciones de Karim Benzema ante el Barsa. La esperanza, mientras el club anunció el fichaje del lateral Danilo para la próxima temporada, es que Cristiano haya cargado las pilas durante el parón y se preste a retar nuevamente a Messi en su eterna carrera por el cetro mundial.

El vigente campeón Atlético anda dos pasos más atrás, en el cuarto lugar de la tabla con 59 puntos. El equipo que dirige el argentino Diego Simeone visita el sábado al colista Córdoba con tibias esperanzas de seguir en la pelea por el título y creciente angustia por preservar el último boleto para disputar la próxima Champions y por el que también pugna el Sevilla, quinto con 55 unidades.

Mayores opciones de asaltar el liderato tiene el tercer clasificado Valencia, con 60 puntos ganados a pulso y tres más en juego el domingo, cuando reciba al sexto Villarreal (49) en duelo regional. La jornada incluye el cruce Getafe-Deportivo La Coruña, y la parrilla sabatina se completa con los cotejos Sevilla-Athletic de Bilbao, Almería-Levante y Málaga-Real Sociedad. La fecha arranca el viernes con Eibar-Rayo y cierra con Espanyol-Elche el lunes.