Sentencia Barcelona al Elche: 5-0

La ida de los octavos de final, parece, definió a uno de los cuartofinalistas en Copa del Rey, tras los goles de Neymar (2), Luis Suárez; Lionel Messi y Jordi Alba 

Fiesta de goles en Barcelona
Fiesta de goles en Barcelona (Reuters)

Barcelona, España

El Barcelona logró una balsámica goleada por 5-0 ante el débil Elche, en el encuentro que cerró la ida de los octavos de final de la Copa del Rey.

El partido llegó en el momento más incómodo de la temporada para el Barcelona, inmerso en una crisis institucional. Anestesió su mal momento con los goles de Luis Suárez, Lionel Messi, de penal; Jordi Alba y dos de Neymar.

Apenas 30 mil aficionados acudieron al Camp Nou, una de las asistencias más pobres que se recuerdan en los últimos años, y tuvieron que esperar a los 34 minutos para ver el primer gol, anotado por Neymar tras una buena jugada colectiva.

Para entonces, el Barcelona se parecía mucho al ya visto esta temporada, un equipo que circula el balón con mucha lentitud y cuyo juego apenas conecta con la grada.

Sin embargo, colaboró la bondad del Elche, el colista de la máxima categoría del futbol español. Cometió graves errores defensivos y el Barcelona aceptó los regalos.

Suárez marcó el segundo gol, que celebró con rabia, y Messi aumentó el marcador, vía penal, antes del descanso. 

Durante la primera parte, el entrenador del equipo, Luis Enrique, recibió algunos silbidos. Todo lo contrario a Messi, aclamado antes y después del gol. En el enfrentamiento que mantienen técnico y estrella, la fanaticada azulgrana parece tener claro de parte de quién está.

La segunda parte no tuvo ninguna historia y el Barcelona, sin la necesidad de jugar bien, metió dos goles y pudo marcar otros cuantos más.

Jordi Alba aumentó la cuenta a los 56 minutos, con asistencia de Mess,i y el quinto llegó tres minutos después, obra de Neymar, tras un disparo que tocó en un defensa.

El Barcelona solventó anticipadamente su pase a los cuartos de final, donde le esperará el ganador de la eliminatoria entre Real Madrid y Atlético, que precisamente será su rival el domingo en la Liga ibérica.