Messi somete al Espanyol en Copa del Rey

El delantero argentino marcó un doblete en la remontada del Barcelona 4-1 sobre el Espanyol, en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey 

Messi y sus compañeros celebran un gol ante el Espanyol
Messi y sus compañeros celebran un gol ante el Espanyol (Reuters)

Barcelona, España

El Barcelona venció hoy 4-1 al Espanyol en la Copa del rey del fútbol español gracias a la espectacular actuación del argentino Lionel Messi, que incluyó un doblete y una asistencia.

El encuentro, correspondiente a la ida de los octavos de final del torneo, mostró cuentas pendientes entre ambos equipos después de lo ocurrido el sábado en la Liga española, cuando el Barcelona acusó al Espanyol de pegar muchas patadas en el empate sin goles. Y el Barcelona fue el que celebró un resultado que prácticamente lo pone en cuartos.

Y eso que el partido no empezó cómodo para el Barcelona, pues el ecuatoriano Felipe Caicedo adelantó al Espanyol a los nueve minutos al culminar un gran contraataque dirigido por Marco Asensio.

Sin embargo, Messi aplacó los nervios de su equipo al igualar cuatro minutos después al aprovechar un agujero en el centro de la defensa visitante.

El Barcelona no estuvo cómodo en toda la primera parte y el Espanyol, con continuas interrupciones y buen posicionamiento defensivo, cortó el ritmo de los locales.

Pero de nuevo apareció Messi para marcar un gol decisivo a un minuto del descanso gracias a un lanzamiento lejano de falta. El arquero del Espanyol, Pau López, también colaboró.

El Espanyol perdió en la primera parte a Caicedo por lesión y al comienzo de la segunda a Marco Asensio por el mismo motivo. Y Messi no tuvo piedad porque a los 49 minutos asistió para que Piqué marcara sin oposición.

El Barcelona jugó sus mejores minutos en el comienzo de la segunda mitad, pero perdió la oportunidad de sentenciar prematuramente la eliminatoria. Y más cuando el Espanyol se quedó en inferioridad por las expulsiones de Hernán Pérez y Pape Diop.

El conjunto local, sin embargo, dejó la eliminatoria prácticamente decidida a tres minutos del final con un gol de Neymar gracias a un gran disparo dentro de un partido que abrió Messi con su magnífica actuación.