Barcelona vs. Real Madrid: El orgullo de la victoria

Barcelona y Real Madrid se miden en el Camp Nou en un clásico que puede encarrilar aún más la Liga en favor de los culés o marcar el resurgimiento de los merengues

El tridente ofensivo del Barcelona: Suárez, Messi y Neymar
El tridente ofensivo del Barcelona: Suárez, Messi y Neymar (La Afición )

BARCELONA, España

El Barcelona, con el espíritu de Johan Cruyff a su lado, abre las puertas del Camp Nou para rendir homenaje al entrenador que cambió la filosofía del club catalán. Para ello, invita al Real Madrid a la fiesta, no hay mejor rival que los blancos para rendirle tributo a la figura de Johan, quien sabía bien lo que significa el club blanco para los culés. Johan se fue hace poco más de una semana, pero dejó una corriente de pensamiento que desarrolla un futbol impresionista que no para de ganar elogios, pero sobre todo títulos. Todo está listo para darle el adiós que se merece el máximo ideólogo del Barcelona.

La afición rendirá tributo con un mosaico en honor al Flaco. Después, al juego, a la cancha, donde a Johan le gustaba estar y mandar, ahí, el equipo de Luis Enrique saldrá divertir y divertirse, algo que siempre priorizó Cruyff. En el papel, el Barça llega como amplio favorito, le avalan más que los 10 puntos de diferencia, las sensaciones futbolísticas que ha logrado esta temporada el cuadro culé, con una racha de 39 partidos sin conocer la derrota. Los culés son un equipo al que le gusta la pelota, pero han aprendido a jugar vertiginosamente y a definir partidos con un contragolpe.

Esa capacidad de mutar lo hace un adversario aún más peligroso. Mientras, el Madrid de Zidane llega al Camp Nou como invitado de gala a la fiesta de Cruyff, pero lo hace sin pasar por su mejor momento, más allá de los registros, Zizou no ha conseguido que su equipo sea reconocible, que tenga una identidad de juego y que se sepa con claridad qué pretende en el campo.

Es verdad que posee jugadores de primera línea, pero no ha podido concatenar todas las piezas para que funcionen como un sistema organizado. Fuera de casa, el Madrid no transmite garantías y la cuadratura no acaba de llegar, aunque parece que ha dado un paso adelante cuando juegan Casemiro, Modric y Kroos en la medular, un trío que acaba relegando a James e Isco al banquillo. Esa idea pasaba por la cabeza de Benítez, pero la cambió contra el Barcelona y fue apeado, ahora hay que ver si Zidane es fiel a sus convicciones. La maquinaria culé llega en buen estado de forma, está garantizado que Luis Enrique ponga el equipo de gala, el mismo que ganó la Final de Berlín.

Los jugadores que estuvieron con sus selecciones se incorporaron sin mayores problemas. Ahora sí jugará Messi de inicio, La Pulga no estuvo en la foto inicial de la primera vuelta, porque apenas había recibido el alta médica. El Madrid, en tanto, llega con algunas opciones, sabe que si cae en el Camp Nou se le escapa cualquier opción de pelear por la Liga; aunado a que su escudo e historia le reclaman no doblar la rodilla, sino ofrecer una cara competitiva y medirse al Barcelona con grandeza, pelear en cada palmo, como equipo grande y no atrincherarse. Zidane tiene la enorme tarea de montar un equipo que evite un bochorno como el de la primera vuelta, donde ni las manos metió.

Para este juego los ojos se ponen en los famosos tridentes que cada equipo posee. Delanteros que pueden cambiar el ritmo de un juego en cualquier pestañeo. El Barça se ha encomendado a la MSN (Messi, Suárez y Neymar). El trío maravilla que ha encajado de manera tan sorpresiva dentro y fuera de la cancha, son pillos que inventan y salen de catálogo de soluciones conocidas, hondean la bandera de la solidaridad entre ellos para alcanzar la tierra prometida.

Es la amenaza más grande para el madridismo. El Madrid enciende sus veladoras por la BBC (Bale, Benzema y Cristiano). Un trío con galones, que en la presente temporada no he tenido la puntería que ellos esperaban, aunado a que las lesiones han perseguido a Benzema y Bale, aunque en las últimas semanas parecen haber alcanzado el estado de forma que su parroquia espera.

El Barça examina al Madrid. El mejor homenaje para la filosofía de Cruyff es hacer sentir orgulloso al Flaco allá donde este del legado de dejó en la casa blaugrana. El Madrid tirará de coraje y amor propio para salir avante y no perder la batalla del orgullo.