Aires de crisis en Barcelona

Malas decisiones a la hora de contratar, un castigo por parte de FIFA y escándalos de traspasos y de evasión de impuestos es lo que rodea a la actual plantilla del Barcelona  

Lionel Messi tras la derrota contra la Real Sociedad
Lionel Messi tras la derrota contra la Real Sociedad (AP )

BARCELONA, España

Pese a estar segundo en la liga española y a que marcha con pie firme en la Liga de Campeones, en Barcelona se respiran aires de crisis, que se hicieron evidentes el lunes cuando el club anunció el despido de su director deportivo Andoni Zubizarreta.

Menos de 24 horas después de la derrota 1-0 ante Real Sociedad y a una semana de que se rechazase una apelación a la prohibición de contratar jugadores por un año a raíz de infracciones en la incorporación de juveniles, el club informó en su portal que su presidente Josep María Bartomeu había "decidido rescindir el contrato" de Zubizarreta, el hombre que contrató a Neymar y a Luis Suárez, entre otros.

Agregó que se le agradecía al ex portero del club "su aportación, dedicación y profesionalidad en estos últimos cuatro años al frente de la dirección de fútbol del club".

El club dijo que Bartomeou ofrecerá una conferencia de prensa el miércoles.

Al perder ante Real Sociedad, Barcelona dejó escapar una oportunidad dorada de arrebatarle el primer lugar en la liga nacional a Real Madrid, que horas antes había caído 2-1 ante Valencia. Los madrileños, no obstante, siguen primeros, con un punto de ventaja sobre el Barsa y un partido menos.

El técnico Luis Enrique fue muy criticado por dejar en el banco a Lionel Messi, Neymar, Dani Alves y Gerard Piqué, y circulaban versiones de que a Messi no le cayó nada bien su decisión. El técnico dijo que no quería arriesgarlo ya que no se había entrenado mucho desde su retorno tras unas vacaciones navideñas.

Zubizarreta fue arquero del Barsa de 1986 a 1994 y se había hecho cargo de la dirección deportiva en julio del 2010.

Durante su gestión Barcelona hizo incorporaciones resonantes, como las del "Guaje" David Villa, Javier Mascherano, Alexis Sánchez, Cesc Fábregas, Neymar y Luis Suárez.

Pero su política de contrataciones había sido bastante criticada, sobre todo el hecho de no reforzar la defensa, el talón de Aquiles del Barsa desde el retiro de Carles Puyol. Thomas Vermaelen, un veterano zaguero en quien Zubizarreta había depositado mucha confianza, no ha jugado un solo partido debido a lesiones y el brasileño Douglas tiene apenas tres presentaciones.

El uruguayo Suárez, por otra parte, fue una apuesta muy arriesgada que todavía no rinde dividendos. Zubizarreta lo adquirió a pesar de que ya contaba con Messi y Neymar en el ataque y de que venía de una fuerte sanción por morder a un rival durante la Copa Mundial. El ariete ha marcado apenas un gol en nueve partidos de la liga nacional y todavía no termina de compenetrarse con Neymar y Messi.

Luis Enrique es otra contratación de Zubizarreta. Reemplazó a Gerardo Martino, quien había durado apenas un año, en el que Barcelona no ganó trofeo alguno.

El despido de Zubizarreta se produce casi un año después de la renuncia del presidente Sandro Rosell debido a una demanda por irregularidades en la contratación de Neymar.

Messi, en tanto, está acusado de evasión de impuestos.