España baja de la nube en el deporte

El último semestre del 2014 representó para España una baja en la mayoría de sus disciplinas deportivas 

Los grandes deportistas españoles
Los grandes deportistas españoles (Especial )

ESPAÑA

Cuando Real Madrid y Atlético de Madrid se citaron en la final de la Liga de Campeones en mayo, el deporte español soñaba con prolongar la racha de éxitos. Pero 2014 terminó en pesadilla.

Las estrepitosas derrotas de las selecciones de fútbol y baloncesto, las lesiones de Rafael Nadal, el descenso del equipo de Copa Davis y la intrascendencia de Fernando Alonso en la Fórmula 1 precipitaron el final del reinado internacional de España.

"Nos hemos acostumbrado estos años a éxitos continuos", dijo Miguel Cardenal, responsable de Deportes del gobierno español, haciendo balance de las derrotas. "Nos hemos llevado una decepción. En el deporte no siempre se puede ganar, pero lo importante es el trabajo".

Por supuesto hubo honrosas excepciones. El Madrid conquistó la ansiada "décima" Copa de Europa y el Sevilla la Liga Europa, completando un pleno ibérico en competiciones continentales de clubes. Y despuntaron las chicas con triunfos inesperados.

Sin embargo, la Roja, joya de la corona de la generación más laureada del deporte español, hizo un papelón en Brasil. España llegó como favorita y la esperanza de repetir el triunfo del 2010 y marchó humillada en primera ronda.

Holanda certificó la muerte del "tiki-taka", ese estilo de fútbol vistoso y combinativo, con una goleada 5-1 en el debut español en Brasil. Chile enterró definitivamente a su homóloga "roja" en el Maracaná.

La revolución de nombres en la plantilla y la retirada de históricos como Xavi Hernández, David Villa y Xabi Alonso han dejado huérfana a la selección. El técnico Vicente del Bosque todavía no dado con la tecla del nuevo proyecto. España, que encadenó dos Eurocopas en 2008 y 2012 y el Mundial del 2010, busca clasificarse y defender la corona europea en Francia 2016 más débil y con la vista puesta en armar un equipo competitivo para el Mundial de Rusia 2018.

Del Bosque ha dicho que Francia será su última parada. Otro entrenador conducirá el destino de España. Pero todavía no se sabe quien tomará las riendas.

"Ahora nos apoyamos en las condiciones de los jugadores que tenemos. Queremos buscar más profundidad sin perder solidez defensiva. En ese estado estamos", aseguró Del Bosque recientemente. "Hay que mirar para adelante. La nostalgia no lleva a ninguna parte".

Cuando el país no se había repuesto del golpe, el equipo de básquetbol dio otro disgusto a los aficionados. La mejor generación de jugadores españoles, bautizada como "ÑBA", con los hermanos Pau y Marc Gasol, Ricky Rubio y Serge Ibaka, entre otros, fue incapaz de superar los cuartos de final en el Mundial que organizaba España.

Campeona del mundo en 2006 y doble plata olímpica en Beijing 2008 y Londres 2012, la presión tumbó a la anfitriona. Estados Unidos se alzó con la victoria. La continuidad de los Gasol y otros veteranos como Juan Carlos Navarro está en el aire de cara a los Juegos de Río 2016, para los que España todavía debe clasificarse.

Se dice en España que cuando todo va mal en el deporte, siempre queda Nadal. Una verdad a medias en 2014. El tenista español arrancó el año como número uno y se plantó en la final del Abierto de Australia, que perdió ante el suizo Stanislas Wawrinka tras sufrir molestias en la espalda durante el partido.

Pero Nadal entró en la leyenda del tenis sobre la arcilla de París. Conquistó su noveno Abierto de Francia y se convirtió en el primer jugador en conseguir ese número de títulos de un mismo Grand Slam.

Sin apenas tiempo de saborear la gloria, otra vez un calvario de lesiones condenó a Nadal, de 28 años, al olvido. No superó la cuarta ronda en Wimbledon y se perdió casi todo el final de temporada. Lesiones en la muñeca, la espalda y hasta una apendicitis.

"Mi mayor preocupación ahora es mi nivel de tenis, el nivel de mis rivales, el tiempo que llevo sin competir, la preocupación normal de cuando empieza una nueva temporada, las dudas y los miedos de siempre, los de cada año y un poquito más por el mero hecho de estar seis meses sin competir", admitió Nadal tras reanudar sus entrenamientos en diciembre.

Los problemas de Nadal lastraron al tenis español en su conjunto. Las grandes figuras renunciaron a la Copa Davis. España, con 12 raquetas entre las 100 mejores del circuito y cinco Ensaladeras desde el 2000, perdió su plaza en el grupo mundial tras 18 años en la élite.

El capitán Carlos Moyá dimitió. La Federación nombró a la ex tenista Gala León como capitana, lo que provocó una airada reacción de los principales jugadores. Algunos de ellos fueron calificados de "machistas". El contencioso sigue sin resolverse y amenaza el regreso del tenis español a lo más alto.

Tampoco brilló la suerte en Fórmula 1. Alonso cerró el año en blanco —ninguna victoria— y abandonó Ferrari tras cinco temporadas sin conseguir el título. El bicampeón del mundo fichó por McLaren con la esperanza de pelear ese tercer campeonato que tanto se le resiste.

Una de las sorpresas del año fue el buen desempeño del deporte femenino, generalmente ninguneado por la prensa y los patrocinadores. La selección de baloncesto fue subcampeona del mundo y la de fútbol se clasificó por primera vez para el Mundial.

La nadadora Mireia Belmonte, ganadora de dos platas en Londres 2012, batió tres récords del mundo de piscina corta en apenas 10 días. Mientras que Carolina Marín puso el toque exótico al proclamarse campeona del mundo de bádminton. Fue la primera española en lograrlo y solo la tercera europea de la historia en una modalidad tradicionalmente dominada por países asiáticos.

Seguramente el gran público hubiera preferido el Mundial de Brasil, pero a falta de otros triunfos Marín se ganó la portada de Marca.