Futbol internacional, solidario en causas políticas mexicanas

La muestra de apoyo a los normalistas desparecidos de Ayotzinapa por parte del equipo inglés Liverpool, recuerda a lo realizado por el Inter de Milan con el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional en 2004


Ciudad de México

En días recientes, el Liverpool de la liga inglesa se mostró solidario con los acontecimientos suscitados en México, más concreto en Ayotzinapa, Guerrero; donde 43 estudiantes de la Escuela Rural Normal de este municipio se encuentran desaparecidos desde el pasado mes de septiembre.

"Todos en el Liverpool lamentamos la pérdida de los 43 estudiantes mexicanos y nuestros pensamientos están con sus familias. Oramos por ellos...", publicó la escuadra de Anfield a través de sus redes sociales.

Sin embargo, esta no ha sido la primera ocasión en la que un equipo de futbol europeo se solidariza y da muestras de cariño ante un problema político dentro del territorio mexicano.

En 2004, el club italiano Inter de Milán, forjó una estrecha relación con el estado de Chiapas, específicamente con el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), organización comandada por el subcomandante Marcos y que se dedica a reivindicar las demandas de los indígenas en nuestra nación.

De esta relación, han surgido innumerables acontecimientos entre el club italiano y la resistencia chiapaneca que se han mantenido durante años.

EQUIPAMIENTO OFICIAL

En 2004, la escuadra nerazzurri envió a los zapatistas: balones, uniformes, camisetas y un cheque con valor de cinco mil euros como muestra de apoyo al movimiento indígena que goza de practicar este deporte.

Los cinco mil euros fueron donados de las multas que pagaron los jugadores por infringir alguna regla al interior de la institución tales como llegar tarde a los entrenamientos, entre otras.

VISITA A UNA ESCUELA ZAPATISTA

En abril del presente año, el Inter visitó una escuela de extracción zapatista en el marco del aniversario del asesinato de Emiliano Zapata.

Por lo menos 150 niños y niñas del municipio de Ocosingo, Chiapas, pudieron entrenar dentro y fuera de las aulas buscando crear una cultura de aprendizaje "que perdure en sus mentes por el resto de sus vidas", publicó en ese entonces el club precedido hoy por Erick Thohir.