Cincuenta mil atléticos llenan el Calderón con 'coraje y corazón'

Los hinchas rojiblancos lucieron bufandas de plástico con ese eslogan y el escudo del equipo a ambos lados y han creado un ambiente ensordecedor a la salida de los conjuntos al terreno de juego

Aficionados del Atlético de Madrid en el Calderón
Aficionados del Atlético de Madrid en el Calderón (AP )

MADRID, España

Cincuenta mil aficionados del Atlético de Madrid llenan a rebosar el estadio Vicente Calderón bajo el emblema 'coraje y corazón', como reza la letra de su himno, para animar a su equipo en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Real Madrid.

Los hinchas rojiblancos lucen bufandas de plástico con ese eslogan y el escudo del equipo a ambos lados y han creado un ambiente ensordecedor a la salida de los conjuntos al terreno de juego.

En ese momento levantaron las bufandas al cielo a los acordes de la marcha oficial de la 'Champions'. Posteriormente, entonaron el himno del Atlético a 'capella'.

Es el décimo lleno de la temporada en el recinto rojiblanco, que acoge el encuentro ante el rival de la capital con ánimo de revancha tras lo sucedido en la final de Lisboa el pasado 24 de mayo de 2014, cuando un gol Sergio Ramos a falta de dos minutos para la conclusión impidió que el Atlético alzase su primera Copa de Europa.

Desde entonces, colchoneros y merengues se han medido en seis ocasiones en el presente curso, con saldo muy favorable a los primeros, que han vencido en cuatro y empatado en dos.

Por parte del Real Madrid, unos 2.500 aficionados pueblan las localidades asignadas a los espectadores del equipo visitante, en el segundo anfiteatro y grada baja del Fondo Norte. Los madridistas llegaron a las inmediaciones del estadio 'Manzanares' a las 19.50, escoltados por miembros de la Policía Nacional, y fueron entrando al campo por tandas.

Trescientos agentes de Policía Nacional coordinan la seguridad de un partido declarado de alto riesgo por la Comisión Nacional Antiviolencia sin que se haya registrado ningún incidente de consideración hasta la hora de comienzo del encuentro.