La Liga en 90 minutos

Como si fuera una Final, este mediodía Barcelona y Atlético de Madrid definen al campeón del futbol español en el partido que disputan entre sí; los culés necesitan la victoria y a los madrileños les basta con el empate

Lionel Messi y Diego Costa
Lionel Messi y Diego Costa (AP)

BARCELONA, España

Y todo se define en 90 minutos. En el cierre más dramático del futbol español de los últimos años, Barcelona y Atlético de Madrid jugarán una verdadera Final hoy en el Camp Nou. Después de la abdicación del Real Madrid, solo dos equipos luchan por el cetro: Barcelona, al que solo le sirve ganar para proclamarse campeón, y Atlético, que con un empate le basta para alzar un título que no gana desde 1996.

Pocos hubieran imaginado este escenario al principio de la temporada, en la que el equipo culé partía —como es costumbre— con la etiqueta favorito junto al Real Madrid; sin embargo, el Atleti del 'Cholo' Simeone se convirtió en un caballo negro que fue ganando terreno, aguantó el fuelle de los dos gigantes de España y en la recta final se hizo del liderato, ahora solo falta que lo mantenga durante 90 minutos más.

El duopolio que han mantenido Barcelona y Real Madrid en esta última década puede terminar hoy, precisamente diez años después de que Valencia se hiciera con el título de Liga en 2004. En este lapso ningún equipo pudo meterse en esa confrontación, hasta que apareció este Atlético.

Son 90 minutos en los que se escribirá un desenlace para cada protagonista. Barcelona podría recuperar un poco del orgullo maltrecho en este año futbolístico, o Atlético de Madrid culminaría una temporada de ensueño, que puede ser la mejor de toda su historia.

LA REDENCIÓN BLAUGRANA

Aquí termina la temporada más complicada del Barcelona en los últimos años. Acostumbrado a la grandeza, esta versión del Tata Martino quedó muy corta en todas las expectativas. Cosas del futbol, hace unas semanas parecía desahuciado por sus dos rivales de la Liga, primero por Atlético en los cuartos de la Champions y después por Real Madrid en la Final de la Copa del Rey.

Hasta ahí parecía haber llegado un equipo que se encontraba a galaxias del que llegó a ser pocos años atrás, sin espíritu, y las 21 semanas que fue líder de la competencia parecían irse a la basura. Pero el mismo futbol mantuvo al Barcelona con vida, con una inercia que no lo alejó de le pelea.

En la primera vuelta de la Liga, el Barcelona fue el que marcó el ritmo. Pero en estas últimas 13 jornadas tuvo que cambiar el rol y pasar de perseguido a perseguidor. Parecía tropezar una y otra vez en campos que no parecían complicados, pero el aire le alcanzó para dejar una diferencia de tres puntos con el Atlético de Madrid y definirlo todo en el Camp Nou.

Para ser campeón, más allá del triunfo que ordenan las matemáticas, el Barcelona necesita recuperar su propia esencia, rememorar los pasajes más gloriosos que ha vivido este plantel en este tiempo. De Martino no se asegura su continuidad, es más, parece inminente su salida, así como la de una buena parte del plantel. Hoy se puede cerrar el ciclo más glorioso de este equipo. La redención la puede encontrar en 90 minutos, pero también el fracaso absoluto está ahí, merodeando en su campo.

UN ATLÉTICO DE ANTOLOGÍA

Tan cerca y tan lejos. 90 minutos de aguante y agallas. Así llega Atlético de Madrid a esta Final inesperada. Estuvo ahí las primeras jornadas, se mantuvo como escolta, y en el momento más preciso lanzó una desaforada carrera por el liderato en solitario. Hoy lleva mano para quedarse con la corona.

Pocos creían que iba a aguantar la marcha del Real Madrid y del Barcelona. Es más, el liderato que ostentó en las jornada 5, 12 y 22 era una excelente anécdota para un equipo que estaba animando una Liga que parecía mantener el mismo guión de las últimas diez, pero no fue así.

Este Atlético creyó en todas sus posibilidades, entró al terreno de la pelea encarnizada y como buen maratonista midió los tiempos adecuados. Estuvo al acecho casi todo el torneo, atrás del Barcelona o del Real Madrid, pero después de la fecha 29 se lanzó con todo al ataque y asaltó el liderato con el que llega al Camp Nou. Si logra la treceava semana de líder, será campeón.

Muchos creían que el desgaste en la Champions le iba a cobrar factura al conjunto del Cholo Simeone; pero si tuvieron que pasar diez años para romper la Liga y hacerla una pelea de tres, entonces este invitado inesperado pretende ir por todo el botín, en España y en Europa.

Dos semanas cruciales para el Atlético de Madrid. En 90 minutos se juega una Liga que peleó palmo a palmo y que pudo ganarla hace ocho días, pero tal parece que sin dramatismo no hay sabor para los rojiblancos.

Inicia la conclusión de un sueño que puede encumbrar a un equipo de antología, capaz de ganar la Liga y la Champions sin ser un gigante, o dejar solo la triste y, al mismo tiempo, meritoria imagen de un conjunto que vino a agitar las aguas y ponerle frescura a este torneo.