Athletic regresa a la Champions

Los cachorros golearon en Vallecas al Rayo (0-3) y logró aseguraron la cuarta plaza de la clasificación que les permitirá disputar la previa de acceso a la Liga de Campeones, dieciséis años después de su última participación

Athletic regresará a una Champions después de 16 años
Athletic regresará a una Champions después de 16 años (AFP)

España

Con quince minutos de retraso debido al lanzamiento de papeles que impedían ver una línea de fondo del terreno de juego, el partido, que se intuía una fiesta del fútbol desde las gradas, con varios miles de aficionados llegados desde Bilbao y que hicieron sombra por momentos a la afición local, no defraudó.

Tras unos minutos de especulación, con dominio alterno pero sin ocasiones, el Athletic comenzó a hacerse dueño del partido, el tiempo que tardaron Ander Herrera y De Marcos en enlazar un par de jugadas por el costado derecho que pusieron en aprietos a la dubitativa zaga del Rayo.

A los 15 minutos, el conjunto vasco pudo adelantarse con una doble oportunidad de Mikel Rico, cuyo disparo se marchó alto tras tocar en un rival, y Aritz Aduriz que cabeceó un saque de esquina por encima del travesaño.

Ese dominio del Athletic tuvo su recompensa a los veinte minutos, de nuevo con una jugada a balón parado. Markel Susaeta lanzó un córner desde el costado izquierdo y San José, aprovechándose de una mala salida del portero Rubén Martínez, cabeceó picado al fondo de las redes.

El Rayo no acusó el golpe y, lejos de arrugarse, siguió fiel a su estilo y tuvo un par de acercamientos con cierto peligro por medio de Alberto Bueno y el argentino Joaquín Larrivey, pero la zaga visitante, muy segura con Laporte y San José como líderes, impidió que los locales recortaran distancias.

A los 30 minutos, y de nuevo a balón parado, el Athletic amplió su ventaja con un remate de Óscar De Marcos a un balón que se había quedado muerto dentro del área tras un saque de esquina.

Con ese marcador, el técnico del Rayo, Paco Jémez, movió el banquillo y dio entrada a Adrián Embarba. El canterano ocupó la banda derecha de Rubén Rochina y destacó por su atrevimiento y descaro en el uno a uno, aunque pecó de falta de profundidad en los últimos metros, lo que rompió mucho el apartado ofensivo de su equipo.

El Athletic, pese a encontrarse muy cómodo sobre el césped con Ander Herrera y Mikel Rico dirigiendo sin apuros el juego de su equipo, apenas gozó de ocasiones hasta bien entrada la segunda mitad, como un disparo de falta de Susaeta que se marchó alto a los 63 minutos.

En un intento valiente por la remontada, Jémez puso sobre el césped al delantero uruguayo Seba Fernández y quitó al central Alejandro Gálvez, pasando a una defensa de tres.

La apuesta del técnico canario no funcionó porque a los seis minutos del cambio su equipo recibió el gol que lo terminó por desanimar.

Ander Herrera, con una falta ajustada al palo derecho de Rubén y que superó por el exterior a la barrera, redondeó la goleada y llevó el júbilo a las gradas de Vallecas, que, debido a los varios miles de aficionados llegados desde Bilbao, se llenaron de bufandas franjirrojas.