La gracia del 'rey' Arturo

Cuando Arturo se encuentra en la cancha, la selección chilena acumula diez encuentros oficiales sin perder; la última ocasión que perdió La Roja con él en el campo se remonta al 12 de octubre de 2012

Arturo Vidal, centrocampista de la selección chilena
Arturo Vidal, centrocampista de la selección chilena (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

Educado en la táctica fija. Bien puede patear de izquierda, de derecha o dar un remate de cabeza. Es el líder impío de Chile, que apenas el miércoles estrelló su Ferrari, no fue expulsado de la Copa América y que con el seleccionado chileno, cuando él está en la cancha, el cuadro trasandino tiene diez juegos oficiales sin perder.

Vidal, nacido en el humilde barrio de El Huasco, es sombra fuera del terreno de juego por sus múltiples indisicplinas donde apenas en octubre pasado tuvo una pelea en una discoteca en Turín y apenas hace dos días chocó su autómóvil tasado en 250 mil dólares, bajo el influjo del alcohol, donde también viajaba su esposa. Ambos salieron bien librados del accidentes.

Pero Arturo dentro de la cancha es luz y es que a quien le apoden 'rey', no puede ser un simple plebeyo. Es el mejor jugador de la selección chilena. Mientras el volante está en el campo, La Roja acumula diez encuentros oficiales sin conocer la derrota. Sin importar que sea Copa América, Mundial o eliminatoria, cuando el ocho se encuentra del rectángulo verde, el cuadro chileno no pierde. Siete victorias y tres empates acumulan los chilenos cuando su rey está en el campo.

El futbolista campeón con la Juventus en Italia es parte medular del éxito del cuadro de Jorge Sampaoli. Es un elemento que bien puede ser peligroso como creativo, en el contataque o a balón parado. Él lo dejó bien claro en el partido contra México, cuando en el 1-1 marcó el empate en una jugada de pizarrón. El mediocampista de 28 años se quitó la marca de Hugo Ayala con una jugada de pantalla y remató en manchón penal con un martillazo para marcar la pariedad; más tarde sería el encargado de poner el 3-2 cambiando un penal por gol. El otrora jugador del Bayer Leverkusen es un líder.

Tal es la importancia del volante ofensivo, que la última ocasión que perdió la selección chilena con él en el terreno de juego fue el 12 de octubre del 2012 en la altura de Quito contra Ecuador, cuando los trasandinos cayeron 3-1 con la tricolor en un encuentro válido para las eliminatorias del Mundial de Brasil.

Ahora, tras las concesiones que le puso Sampaoli al no castigarlo  por su accidente porque cree que "no es tan importante para excluirlo (de la Copa). Arturo ha tenido siempre un comportamiento muy bueno con nosotros”, el centrocampista tendrá que cargar al equipo para llevarlos hasta la segunda ronda del torneo de la CONMEBOL. Él esta consciente de ello.

"Estoy muy avergonzado de lo que pasó. Voy a demostrar en la cancha el porqué me dieron esta oportunidad. Voy a dar lo máximo para ayudar a La Roja a ganar la Copa América", mencionó, entre lágrimas, en conferencia de prensa tras explicar su accidente automovilístico.

Por lo pronto, si la gracia del Rey Vidal tiene que seguir su curso, tendrá que aparecer el viernes, cuando jueguen contra la sorprendente Bolivia para amarrar su pase a los cuartos de final de la Copa América.