El Arsenal pone a prueba en Champions a un Barcelona sobrecargado

El cuadro blaugrana visitará a Los Gunners en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League

Messi en el partido ante el Celta de Vigo
Messi en el partido ante el Celta de Vigo (Reuters)

LONDRES, Inglaterra

El Barcelona tendrá esta tarde un difícil examen en su visita al Arsenal por la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones de fútbol, ya que afronta el choque tras un calendario sin tregua en los últimos dos meses.

El cruce en el estadio Emirates será el décimo noveno partido seguido que el Barcelona dispute sin descanso entre semana. El inspirado tridente blaugrana formado por Lionel Messi, Luis Suárez y Neymar sostuvo a un equipo que mostró signos de fatiga en los últimos días.

"Hice cambios. Tomo decisiones cada dos o tres días. Otra cosa es os guste más o menos, pero eso no me preocupa", comentó el entrenador Luis Enrique sobre la escasa rotación en el ataque del Barcelona.

Con la indiscutible etiqueta de favorito, el Barcelona afronta el cruce europeo con la Liga española prácticamente en el bolsillo -saca ocho puntos al Atlético y nueve al Real Madrid- y ya clasificado para la final de la Copa. Además, lleva 32 partidos sin perder, desde que cayera 2-1 ante el Sevilla el 3 de octubre de 2015.

Sin embargo, su juego sufrió un bache en los dos últimos partidos. Y es que en las últimas nueve semanas, desde las semifinales del Mundial de Clubes, el equipo catalán jugó en promedio un partido cada tres días, mientras que elArsenal ha disputado cinco encuentros menos en el mismo período.

La racha de resultados del equipo ha sido casi perfecta pese al trajín de juegos. Desde el 20 de diciembre el equipo que dirige Luis Enrique disputó 18 partidos, con 16 triunfos y apenas dos empates. Durante este período, el Arsenalha disputado 13 partidos entre la Liga y la Copa Inglesa, con seis victorias, tres empates y tres caídas.

"Ellos son súper favoritos, es un partido muy difícil y necesitamos estar absolutamente concentrados como equipo", reconoció hoy el entrenador del Arsenal, Arsene Wenger, en la conferencia previa al duelo.

"Mañana necesitamos una combinación de disciplina, compromiso y temperamento", añadió el francés, para quien el Barcelona es lo más cercano a la perfección. "No hay equipo perfecto, pero debo decir que no están lejos de eso".

Esa cercanía a la perfección es la que representan los números de Messi-Suárez-Neymar, que en la conquista de la última Liga de Campeones marcaron 14 de los 16 goles en la fase eliminatoria hacia el título.

Consultado sobre la vigencia del ataque, pese a la escasa rotación, el volante croata Ivan Rakitic fue hoy cristalino: "No es que no descansan, pero (sustituirlos) es como quitarle el chupete a un niño; lo necesitan", dijo entre risas en la sala de prensa del estadio londinense. "Tener a ellos tres te llena de orgullo, con ellos somos un equipo diferente".

Luis Enrique también río al responder sobre sus consejos al tridente ofensivo. "Les digo abracadabra y sale la magia", respondió con humor el entrenador español.

Ante el Arsenal, al Barcelona también lo favorecen ampliamente los choques previos: los catalanes han eliminado a los ingleses de la competición en 2010 y 2011, además de vencerlo en la final de 2006.

Luis Enrique comentó sobre el favoritismo: "No somos un equipo que pasa por ahí; somos los campeones, aceptamos la etiqueta pero hay que demostrarlo en cada partido".

En los duelos de 2010 y 2011, Messi fue la figura al anotar seis goles en los cuatro partidos. En el cruce de 2010, el crack marcó los cuatro tantos del 4-1 en el Camp Nou, tras el 2-2 de la ida en Londres.

En 2011, después de que el Arsenal venciera 2-1 como local, Messi anotó dos tantos en el triunfo 3-1 del Barcelona en el Camp Nou, una nueva frustración para los ingleses.

Sobre el gran referente del Barcelona, que lleva 300 goles en los 334 partidos que jugó con el equipo azulgrana en la Liga española, Wenger, de 66 años, comentó: "He visto muchos delanteros en mi vida, pero nunca un récord como ese".

Mañana, el Arsenal buscará revertir la tendencia de las últimas temporadas, en las que cedió goles en sus duelos de ida como local en la competición europea.

"Es nuestra gran oportunidad. En la eliminatoria en casa no podemos ser estúpidos. Muchas veces hemos ganado fuera de casa, pero de locales hemos concedido goles", comentó Wenger.

Sobre el Arsenal, Luis Enrique sostuvo: "Es un rival potente, difícil, que domina las transiciones, con jugadores de calidad y una delantera peligrosísima".

"Creo que van a estar replegados en su campo, pero espero que sea un partido en que tengamos el balón en campo contrario", completó el entrenador.