Argentina vence 2-0 a Bosnia en amistoso

Con dos goles de Sergio Agüero, Argentina causó la desazón de la mayoría de los espectadores en San Luis, al imponerse el lunes 2-0 a Bosnia-Herzegovina en un partido amistoso.

'Kun' Agüero
'Kun' Agüero (AP )

ST. LOUIS, Estados Unidos

El arquero de la albiceleste Sergio Romero tuvo otra noche tranquila. Argentina no ha recibido gol en sus últimos dos partidos, luego de empatar 0-0 ante Ecuador en otro amistoso.

Fue un cotejo desigual entre una selección bicampeona del mundo y pletórica de astros pese a carecer de Lionel Messi, y un país que se ha clasificado por primera vez para un Mundial. Y Agüero fue la figura.

Aprovechó un rebote a los 39 minutos, después de que el arquero Asmir Begovic salió en busca de frenar a Rodrigo Palacio, con quien chocó.

Maxi Rodríguez sirvió para el segundo tanto de Agüero, a los 66.

"Es uno de los mejores jugadores del mundo, con uno de los mejores clubes", dijo el técnico argentino Alejandro Sabella. "Cuando juegue Messi, todo será más fácil para nosotros".

En San Luis reside una numerosa comunidad bosnia, que abucheó a los argentinos desde el momento en que saltaron a la cancha para el calentamiento.

Después, los seguidores de la selección europea pudieron vitorear muy pocas acciones, a no ser por la única tarjeta amarilla en el encuentro, mostrada precisamente al "Kun" Agüero.

"La diferencia pudo haber sido mayor en el marcador", reconoció el técnico bosnio Susic Safet. "No estoy tan decepcionado. Mis jugadores trabajaron lo mejor que pudieron".

Fue el tercer partido amistoso disputado en el año en San Luis, y el segundo en el estadio Busch. En mayo, este inmueble registró una afluencia récord de más de 48.000 espectadores para el cotejo entre Manchester City y Chelsea.

Así, Agüero cumplió su segunda visita al inmueble, luego de jugar aquí con el Man City.

"Fue un honor jugar en el mismo campo donde se realizó la Serie Mundial" de béisbol, dijo Agüero. "Disfruto anotar y hacer todo lo posible para que el equipo gane".

Los logotipos de la Serie Mundial eran todavía apreciables en la cancha, tres semanas después de que los Cardenales de San Luis cayeron en el quinto juego ante los Medias Rojas, antes de ser liquidados en su visita a Boston.

Unos 70.000 bosnios emigraron al centro-norte de Estados Unidos durante la guerra en que se fragmentó la antigua Yugoslavia. Miles asistieron al encuentro, envueltos en su bandera y con bufandas alusivas a la selección. Un grupo ruidoso encendió bengalas al final del segundo tiempo.