Iniesta, cuarto jugador que más veces ha vestido la camiseta azulgrana

El ganador de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010, es el cuarto jugador que más veces ha vestido la camiseta del Barcelona

Andrés Iniesta y Samir Nasri en la disputa del balón
Andrés Iniesta y Samir Nasri en la disputa del balón (EFE)

BARCELONA, España

A sus 31 años, el centrocampista Andrés Iniesta ha disputado este miércoles ante el Manchester City (0-1) su partido 535 con el Barcelona y ha igualado así al guardameta Víctor Valdés como cuarto jugador que más veces ha vestido la camiseta azulgrana.

Después de que Luis Enrique Martínez le diera descanso en el último encuentro liguero ante el Eibar, el jugador manchego ha regresado a la titularidad en el partido con el que el Barça ha sellado el pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Así las cosas, Iniesta ya tiene en el punto de mira los 549 encuentros oficiales de Migueli, uno de los emblemas del Barcelona de los años 80.

La duda está en saber si podrá superar la cifra del zaguero ceutí esta temporada. Para ello, debería jugar los once partidos que faltan para el termino de Liga, la final de la Copa del Rey ante el Athletic Club y la eliminatoria de los cuartos de final de la Liga de Campeones, algo complicado teniendo en cuenta la política de rotaciones de Luis Enrique.

Más lejos quedan ya los 593 de Carles Puyol, mientras que los 750 que su compañero Xavi Hernández -el jugador que más partidos ha vestido la elástica del Barça- parece misión imposible.

Más de doce años ya han pasado desde que el de Fuentealbilla debutara con el club que le vio crecer desde los doce años. Fue el 29 de octubre de 2002. El entonces técnico Louis Van Gaal -que en su momento también hizo debutar a Xavi o a Víctor Valdés- le dio la alternativa como titular en un partido de Liga de Campeones ante el Brujas.

Tenía dieciocho años y muchos de los entendidos de 'La Masia' veían en él el futuro líder de la sala de máquinas azulgrana. Los profetas no fallaron en sus pronósticos, si bien su estrella tardó en brillar.

Tras cuatro años siendo un jugador importante pero no indiscutible para Frank Rijkaard, su progresión dio un salto cualitativo con la llegada de Pep Guardiola en el 2008.

Junto a Xavi Hernández y Sergio Busquets se convirtió en el guardián de la brújula de un equipo que consiguió catorce títulos en cuatro temporadas.

Con Tito Vilanova y Gerardo 'Tata' Martino continuó siendo un jugador importante en sus esquemas, una dinámica que se ha mantenido con Luis Enrique con el que ha disputado un total de 28 encuentros en lo que va de temporada.

El último de ellos este miércoles ante el City, en una actuación en la que su faceta más creativa ha quedado relegada en un segundo plano por la apuesta táctica de Manuel Pellegrini, que ha buscado la superioridad en la medular al alinear hasta cinco centrocampistas.

Ello no ha impedido que su magia haya aparecido en cuentagotas a lo largo de los 90 minutos que ha estado en el campo. La primera de ellas se vio en el minuto 28, cuando filtró un pase profundo a la espalda de los centrales ingleses que Luis Suárez no supo aprovechar.

También tuvo cerca el que hubiera sido su tanto 54 en 535. Fue en el inicio del segundo tiempo con una tímida volea que paró sin problemas Hart. Y sirvió en bandeja a Neymar el gol de la sentencia, pero el brasileño se topó de nuevo con el meta 'blue'.

No fue seguramente su actuación más brillante, pero Iniesta siempre podrá recordar que el 18 de marzo de 2015 escribió otro capítulo de su leyenda.