Cuenta regresiva para Brasil 2014, sin reflectores

A diferencia de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, el país canarinho ve en su conteo regresivo presión e incertidumbre a causa de las dificultades para completar los trabajos en las sedes mundialistas 

Ciudad de México

A 100 días del silbatazo inicial de la Copa del Mundo en Brasil, el país parece está más interesado en el carnaval de Río de Janeiro que en la justa deportiva, su justa deportiva. 

Un mensaje apenas en Twitter de la presidenta Dilma Rousseff dejó entrever la cuenta atrás; iluminación de algunos puntos simbólicos, con los colores nacionales amarillo y verde, es la manera en que el anfitrión puso atención. Nada más por destacar; incluso, en las referencias de la mandataria, las frases de optimismo se diluyen un tanto con su problemática: "(nos encontramos en) la etapa final de los preparativos".   

Tanto la prensa local, como la organización del torneo, parecen no tener muchos motivos para emocionarse por la centena de días previos al Mundial, y es que a comparación de los últimos dos campeonatos (Alemania 2006 y Sudáfrica 2010), Brasil tiene una carrera sobre la hora, pues aúin queda pendiente la finalización de obras mundialistas.

ALEMANIA, LISTA PARA EL MUNDIAL A 100 DÍAS

El balance general de los organizadores a cien días de la inauguración del Mundial de 2006 fue claro: "Tenemos todo bajo control y marchando de acuerdo a los planes previstos", afirmó el vicepresidente del comité organizador, Horst R. Schmidt, con el apoyo del jefe diplomático y cara visible de aquél torneo, Franz Beckenbauer. 

FIESTA SUDAFRICANA A 100 DÍAS

Al igual que Brasil, el país africano recibió críticas por el retraso en sus obras, aunque en este caso eran por la poca confianza para la nación "plagada de pobreza y delincuencia", y las dudas de que pudiera organizar el torneo deportivo más importante del Mundo.

Sin embargo, las palabras negativas pasaron a segundo plano y faltando 100 días, Sudáfrica se proclamó listo con una fiesta, donde los anfitriones cantaron y bailaron, destacando el entusiasmo y unidad nacional.

"Como sudafricanos nos hemos topado con mucho escepticismo pero hoy, al festejar esta fecha importante, podemos decirle con confianza al mundo que estaremos listos", dijo en ese entonces Danny Jordaan, jefe del comité organizador local.

A cien días de Brasil, hay más de cien cosas por resolver en el país anfitrión.