Acusados en reventa entradas de Mundial ya pueden salir de Brasil

La operación sería liderada por Whelan -director ejecutivo de la agencia Match Hospitality, distribuidora oficial de entradas para los Mundiales de Brasil 2014, Rusia 2018 y Qatar 2022- y por Lamine Fofana, CEO de Atlanta Sportif Management, empresa que compró paquetes a Match Hospitality.

 Ray Whelan
Ray Whelan (AP )

RÍO DE JANEIRO, Brasil

El británico Raymond Whelan y el franco-argelino Mohamadou Lamine Fofana, arrestados en julio en Río de Janeiro acusados de comandar una red ilegal de reventa de entradas para el Mundial de fútbol de Brasil 2014, obtuvieron permiso judicial para abandonar Brasil por tres meses, informó hoy la prensa local.

Según afirmaron al diario "O Globo" los abogados de los dos acusados, Whelan y Fofana aguardan solamente la devolución de sus pasaportes -decomisados por las autoridades- para abandonar el país y ocuparse de problemas personales y profesionales en el exterior.

Los dos extranjeros fueron arrestados en julio pasado, en el marco de una investigación de la policía federal brasileña en torno a una operación de reventa ilegal de entradas para partidos del Mundial que generaría ingresos por unos 100 millones de dólares para el grupo, según la denuncia elevada a la Justicia.

La operación sería liderada por Whelan -director ejecutivo de la agencia Match Hospitality, distribuidora oficial de entradas para los Mundiales de Brasil 2014, Rusia 2018 y Qatar 2022- y por Lamine Fofana, CEO de Atlanta Sportif Management, empresa que compró paquetes a Match Hospitality.

Los dos extranjeros abandonaron la cárcel en agosto, por decisión de la Justicia, pero deberían permanecer en el país hasta que se concluya el proceso de investigación en el que son acusados de varios delitos, entre ellos lavado de dinero, asociación criminal y corrupción.

La abogada de Lamine Fofana, Lilian Weeks, afirmó que su cliente "tiene varios asuntos pendientes en el exterior", y que planea viajar a Francia -para visitar a su madre enferma-, a Estados Unidos y a Dubai, para tratar de sus negocios: "Él es inocente. No vende boletos, no es cambista y tampoco hace lavado de dinero", sostuvo Weeks.

A su vez, voceros del abogado de defensa de Whelan, Fernando Fernandes, aseguraron a "O Globo" que su cliente planea vivir permanentemente en Brasil: "Si llega a viajar, será solamente para solucionar problemas profesionales".

El comisario federal Fabio Barucke, responsable de las investigaciones, advirtió que, de no regresar a Brasil, Whelan y Lamine Fofana serán juzgados en rebeldía: "Ellos no deben menospreciar las instituciones brasileñas. Creen que no hicieron nada ilegal, pero tendrán que demostrarlo con pruebas", afirmó.