Abjasia gana el Mundial de selecciones no reconocidas por la FIFA

El equipo de las costas del Mar Negro fue campeón del torneo de los miembros de la CONIFA (Confederación de Asociaciones de Fútbol Independientes)

Abjasia gana el Mundial de selecciones independientes
Abjasia gana el Mundial de selecciones independientes (Instagram aquafon4g)

MOSCÚ, Rusia

Es casi imposible encontrarlos en el mapa, pero también saben jugar al fútbol y tienen su propio Mundial: son los miembros de la ConIFA (Confederación de Asociaciones de Fútbol Independientes).

Se trata de repúblicas autoproclamadas como Somalilandia o el Kurdistán iraquí; autonomías como Quebec, Groenlandia y el Tíbet, regiones como Occitania y Transilvania, y principados como Mónaco, que no están reconocidos por la FIFA.

Abjasia, la república separatista georgiana, fue desde finales de mayo la sede del segundo mundial de la ConIFA, organismo creado en 2013 y que celebró su primer mundial hace dos años en Suecia con victoria del Condado de Niza.

Precisamente, los anfitriones, que habían derrotado a los chipriotas en las semifinales, se alzaron el domingo con la copa en su segunda edición al derrotar en los penaltis a Punjab, selección integrada por la diáspora de esa región india.

Los indios se adelantaron en el marcador a los 57 minutos, pero los abjasos marcaron el gol del empate poco antes del pitido final y se llevaron a la postre la victoria desde los once metros (7-6).

Los finalistas eran sobre el papel los equipos más fuertes del torneo junto a Padania, un equipo de aficionados que representa a las regiones del norte de Italia y está vinculado con el movimiento secesionista de la Liga Norte.

Una vez lograda la victoria, Abjasia aprovechó para adelantar que solicitará formalmente el ingreso en la FIFA.

"Ya hay precedentes cuando en la FIFA ingresaron territorios que no son miembros de la ONU, como Kosovo y Gibraltar. El Campeonato ConIFA demostró que estamos preparados para recibir a equipos de cualquier nivel", dijo Artur Mikvabia, primer ministro abjaso.

Abjasia, al igual que el resto de miembros de esta confederación, sueña con ser aceptada en el seno de la FIFA, como ocurrió en su momento con Gales o Escocia, regiones del Reino Unido, aunque es algo improbable.

Aducen que, además de Kosovo, otros territorios como Palestina, Taiwán, Tahití o las Islas Feroe participan en las actividades organizadas por el máximo organismo del fútbol mundial.

En esta ocasión 12 equipos acudieron a la cita abjasa, entre los que figuraban, entre otros, Chipre Septentrional, de mayoría turca; la Unión de Coreanos de Japón y Laplandia (provincia del norte de Finlandia).

Contra lo que pueda parecer, algunos futbolistas que disputaron este Mundial militan en equipos profesionales europeos, pero no se les caen los anillos por ponerse la camiseta de sus modestos territorios de origen.

Es el caso del chipriota Tansel Osmán, que nació en Inglaterra y jugó durante varias temporadas en el Millwall, o el abjaso Dmitri Kortava, quien juega en el Energuia de Vladivostok.

Pero no es el caso del equipo de las islas de Chagos, archipiélago situado en el océano Índico, que recibió 21 goles en la fase de grupos a manos de armenios y abjasos, y no marcó ni uno solo.

Aunque las autoridades abjasas aseguran que el torneo no tiene fines políticos, reconocieron que deseaban mostrar al mundo que esa república bañada por el mar Negro es capaz de organizar un evento internacional.

El torneo, que arrancó con una ceremonia que se prolongó durante una hora y media, fue inaugurado por el presidente abjaso, Raúl Jadzhimba, como si se tratara de unos Juegos Olímpicos.

"Declaro abierto el Mundial 2016 según la versión de la ConIFA. Nadie logrará aislarnos del resto de la comunidad internacional", proclamó.

Las autoridades locales, que viven del turismo y la agricultura, entre otras cosas, se gastaron varios millones de dólares en remodelar el estadio Dinamo en Sujumi, capital abjasa.

Los habitantes de la región no vivían un revuelo similar -más de cien periodistas fueron acreditados para cubrir el evento- desde que albergaran el Mundial de Dominó en 2011.

"Para nosotros ser miembros de la confederación es una forma de manifestar nuestras aspiraciones a través del fútbol", admitió Dmitri Pagava, representante de la ConIFA en Abjasia.

En total, 36 equipos integran esta confederación, entre los que figuran Cascadia -territorio entre EEUU y Canadá-; la selección Romaní; un combinado del pueblo tamil en el exilio; el equipo de la isla de Man o la región separatista de Nagorno Karabaj, enclave armenio en Azerbaiyán.

También ha encontrado hueco la república prorrusa ucraniana de Lugansk, donde los combates cesaron tras los acuerdos de paz de Minsk.