Casi dos años sin un veto a estadio en Liga MX

La Comisión Disciplinaria ha optado por 'avisar' a los clubes que se han visto envueltos en actos de violencia de su grada; Veracruz, en la mira para cerrar sus puertas.

Ciudad de México

Fue el 19 de mayo de 2015 que la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol vetó por última vez a un estadio de la Primera División, el Jalisco, debido a la invasión de los aficionados del Atlas al terreno de juego y agresión hacia los policías que se encontraban en el recinto; los rojinegros recibieron una multa económica y no podrían jugar en el inmueble por dos partidos.

TE RECOMENDAMOS: El irremediable veto al 'Pirata' Fuente.

Casi un mes después, el organismo encargado de regular la disciplina en la Liga MX informaría a los Zorros que disminuirían el veto, de dos a un juego.

A partir de ese momento, la Disciplinaria no ha vetado ningún estadio en el máximo circuito pese a la ola de violencia que se vive dentro y fuera de los mismos.

El viernes 17 de febrero por la noche, en el Estadio Luis 'Pirata' Fuente, una brutal pelea se desató en las gradas entre fans de Tigres y Veracruz; la Disciplinaria ya abrió una investigación y, según su reglamento, debería proceder el veto. 

En 2016, la Comisión no tomó cartas en el asunto tras los hechos violentos suscitados en el estadio Azteca, en el marco de la ida de los cuartos de final entre América y Chivas.

Ese día, y como lo demuestran varios videos , hubo enfrentamientos entre porristas en plena tribuna del Coloso de Santa Úrsula.

Asimismo, circuló un video donde se aprecia a un fan tendido en el suelo en medio de un charco de sangre, que supuestamente habría estado en una riña entre aficionados y policías, por lo que la Secretaría de Seguridad Pública informó que el seguidor fue golpeado tras una lluvia de botellas, motivo por el cual "resultó descalabrado y policontundido"; además, descartó un enfrentamiento de los elementos de seguridad y los fanáticos.

Ante los hechos, la Disciplinaria, basada en su reglamento, podría haber vetado el estadio Azteca y obligar al América a jugar la semifinal ante Necaxa a puerta cerrada, o bien, en otra sede; sin embargo, no sucedió.

En los últimos meses, Morelia y Santos solo han recibido aviso de veto. En el caso de Monarcas, fue porque un aficionado intentó agredir a Edson Puch, jugador de los Rayos, durante la Jornada 15 del Apertura 2016.

Santos fue sancionado tras los hechos violentos en las tribunas del TSM, durante la Fecha 15 del Clausura 2016, entre los laguneros y Tigres; dicha riña dejó como resultado, la detención de 15 seguidores felinos y siete locales.

Últimos vetos en el Ascenso y Segunda División

No solo en el máximo circuito se han presentado actos violentos en los estadios, ya que a principios del 2016 en el Ascenso MX, la Disciplinaria vetó el Alfonso Lastras con dos juegos, tras las agresiones de los barristas del San Luis a los seguidores del Necaxa; además, recibió una multa de aproximadamente 219 mil pesos.

La Final de la Segunda División acaparó los reflectores, pero no por el nivel futbolístico, sino porque se desató la violencia, luego del descontento por el marcador entre Tampico Madero y los Potros UAEM en el Estadio Tamaulipas, donde fans ingresaron a la cancha, quienes no permitieron que el equipo visitante fuera coronado tras salir campeón de esta categoría. La Disciplinaria vetó el recinto con dos partidos.


Compra aquí tus boletos para la Liga MX