Violencia, terror y botellazos

El ambiente se tornó tenso en algunos lugares de las gradas del Coloso de Santa Úrsula; algunos aficionados sangraban pero seguían peleando

Ciudad de México

De nueva cuenta la sangre corrió por las rampas del estadio Azteca.

Cuando Paúl Delgadillo dictaminó el final del partido, los policías que tenían asignada la vigilancia en la tribuna visitante, empezó a hacer un barrido rápido para desalojar la zona de barras.

El problema sucedió cuando empezaron a desalojar a empujones y entre los distintos grupos de animación de Chivas había muchas mujeres, niños y jóvenes, por lo que los hombres empezaron a discutir con los policías, al grado de que empezaron a utilizar escudos para seguir con el barrido de los aficionados de Chivas. 

A esto se le sumó que los aficionados de la zona de palcos comenzaron a arrojar botellas de vidrio, porque a ellos sí se les permite ingresar este tipo de recipientes y de pronto empezó una guerra de botellas, desde los palcos a la rampa 5 y de la rampa a los palcos, un intercambio de botellas como si fuera el intercambio de diciembre. 

Entre la lluvia de proyectiles, los empujones de la policía, un aficionado de Chivas recibió un golpe que lo noqueó y terminó en el suelo, entre la estampida de gente asustada, y los policías con sus escudos, el hombre fue pisado por la muchedumbre que buscaba llegar a la explanada del estadio.

Al final, unos corrieron a los camiones y los más valientes se toparon a golpes contra los policías. La violencia sigue en el fútbol mexicano, siguen los heridos y los abusos policiales cada día más recurrentes. 

Violencia en la rampa 5 del Azteca 

En redes sociales circula un video de un aficionado tendido en el suelo, en medio de un charco de sangre que no corresponde a sus compañeros. Se presume que el video fue grabado en la rampa 5 del Estadio Azteca tras un enfrentamiento entre aficionados. 

Otras versiones señalan que habría sido un policía el agresor, sin embargo no hay informes oficiales y hasta el momento se desconoce el estado de salud del hombre que aparece en la grabación.