La vergüenza tapatía en la Liga MX

Jamás en la historia de los torneos cortos, Chivas y Atlas habían sido sotaneros; poco queda del Rebaño que fue campeón en el Clausura 2017, en tanto los rojinegros pelean la permanencia

Chivas y Atlas en una de las peores crisis en torneos cortos
Chivas y Atlas en una de las peores crisis en torneos cortos (Imago7)

Ciudad de México

El torneo que viven Chivas y Atlas en el Clausura 2018 es una completa pesadilla. Los equipos tapatíos se encuentran con el penúltimo y último puesto de la tabla general, respectivamente, una situación que jamás sehabía vivido en la historia de los torneos cortos.

El Rebaño tiene un total de siete puntos, conseguidos tras una victoria, cuatro derrotas y cuatro empates, quedando muy poco de aquel equipo que fue campeón apenas hace un año (Clausura 2017), al imponerse en casa contra Tigres.

La crisis rojiblanca es mayor si se toma en cuenta que no han ganado ningún partido como local, siendo que tres de sus reveses fueron frente a su gente en la cancha del Estadio Akron, además que sus ‘mejores’ resultados se dieron de gira, con tres de cuatro igualadas y su única victoriaen el certamen.

Las lesiones y la falta de refuerzos en los dos últimos semestres han mermado el trabajo de Matías Almeyda, un técnico que desde su llegada demostró que, si recibía los recursos adecuados, podía hacer de Chivas un equipo competitivo. Sin estos apoyos, su labor ha sufrido percances notables.

La situación de los rojinegros es más crítica. Sotaneros del torneo con tan solo cuatro unidades, producto de un triunfo en casa y otro empate como local. Ni con José Guadalupe Cruz o Rubén Omar Romano han podido encontrar el equilibrio necesario para dar buenos dividendos. Los zorros (1.1170) son el rival directo de Veracruz (1.0319) en la tabla de cociente.

Aún con el paso irregular de los Tiburones Rojos, la presencia de Atlas en el máximo circuito aún no está asegurada, y si los malos resultados siguen, la situación podría revertirse.

El torneo que viven Chivas y Atlas en el Clausura 2018 esuna completa pesadilla. Los equipos tapatíos se encuentran con el penúltimo yúltimo puesto de la tabla general, respectivamente, una situación que jamás sehabía vivido en la historia de los torneos cortos.

El Rebaño tiene un total de siete puntos, conseguidos trasuna victoria, cuatro derrotas y cuatro empates, quedando muy poco de aquelequipo que fue campeón apenas hace un año (Clausura 2017), al imponerse en casacontra Tigres.

La crisis rojiblanca es mayor si se toma en cuenta que nohan ganado ningún partido como local, siendo que tres de sus reveses fueronfrente a su gente en la cancha del Estadio Akron, además que sus ‘mejores’resultados se dieron de gira, con tres de cuatro igualadas y su única victoriaen el certamen.

Las lesiones y la falta de refuerzos en los dos últimossemestres han mermado el trabajo de Matías Almeyda, un técnico que desde sullegada demostró que, si recibía los recursos adecuados, podía hacer de Chivasun equipo competitivo. Sin estos apoyos, su labor ha sufrido percancesnotables.

La situación de los rojinegros es más crítica. Sotaneros deltorneo con tan solo cuatro unidades, producto de un triunfo en casa y otroempate como local. Ni con José Guadalupe Cruz o Rubén Omar Romano han podidoencontrar el equilibrio necesario para dar buenos dividendos. Los zorros(1.1170) son el rival directo de Veracruz (1.0319) en la tabla de cociente.

Aún con el paso irregular de los Tiburones Rojos, lapresencia de Atlas en el máximo circuito aún no está asegurada, y si los malosresultados siguen, la situación podría revertirse.