Con polémico penal, Tigres toma ventaja en las 'Semis'

El conjunto Felino se impuso 1-0 al conjunto Azulcrema en el partido de ida de las Semifinales del Apertura 2017

Jugadores de Tigres en festejo de gol
Jugadores de Tigres en festejo de gol (Imago7)

Ciudad de México

El conjunto de Tigres se impuso 1-0 al América en el partido de ida de la Semifinales del Apertura 2017 que se jugó en la cancha del Estadio Azteca.

Con polémica incluida, el conjunto de Coapa se lleva la desventaja en la serie, pues el penal que le marcaron a Bruno Valdez por una supuesta mano pero el balón le pegó en la cara.

El encargado de anotar el único gol del encuentro fue que desde los 11 pasos venció al guardameta Agustín Marchesín.

El mismo defensor que adelantó en el marcador a su equipo, salió de cambio al minuto 52 luego de sufrir una lesión.

Crónica. 


Nació un nuevo clásico. Guste o no, América y Tigres han sembrado los cimientos de una nueva rivalidad. La serie entre los dos estaba empatada, ambos con una final ganada (América en el Apertura 2014 y Tigres en el Apertura 2016).  La historia tenía que cambiar. Águilas y felinos obtuvieron su pase a semifinal gracias a su posición en la tabla. Sin embargo, era América quien tenía las de perder pues su aparato ofensivo ha sufrido en demasía y ha puesto en duda si realmente merecen instalarse en la final y en su defecto, ser campeones. 

Esta suspicacia que carga América no cambió y fue exhibido por Tigres, que mostró sus grandes dotes ofensivos en el Azteca pero solo por la vía penal pudo cristalizar el esfuerzo y venció a su rival por 0-1. 

BRILLÓ LA INTENSIDAD

El calor e intensidad que significa una Liguilla comenzó a florecer. Después de duelos tediosos, América y Tigres empezaron por regresar la esencia. Desde los primeros minutos ambos equipos se fueron al abordaje. No debía haber margen de error. Aunque América fue el que inició con los embates con un pase filtrado de Paul Aguilar a Oribe Peralta, la ocasión más clara fue para Tigres. 
En un contragolpe, al 3' André-Pierre Gignac ingresó al área y tiró con potencia un balón que Marchesín alcanzó a desviar a la esquina, cobro que a la postre no significó peligro. 
Miguel Herrera plantó una línea de cinco en la zaga para impedir la entrada rival, fórmula que le funcionó. Los regios probaron tocar la puerta rival con sus hombes más fuertes. Gignac tejió una pared con Javier Aquino que la zaga rompió; después Rafael de Souza se infiltró pero la defensa americanista le cortó la intención y por último, Enner Valencia quiso responder la contra pero su disparo de volea se fue por fuera.  
El trabajo de la defensa azulcrema era de méritos, Tigres no lograba pasar. Es por eso que intentaron con tiros de larga distancia y un par de ocasiones de Eduardo Vargas cercanas al área pero seguían sin abrir el marcador. 
América comenzó a hacerse de protagonismo y aparecer a la ofensiva; no querían verse desplazados por el rival. Le dieron mayor movilidad al medio campo y al 18' Mateus Uribe cabeceó un centro que se fue por arriba del travesaño. 
Los intentos de las Águilas por no verse opacados, salieron a la inversa; balón que tenían, balón que perdían de forma grosera. Al 25' William Da Silva condujo el esférico y envió un pase a la banda izquierda pero Miguel Samudio no llegó para responderle a su compañero. 
Valencia, Gignac, Dueñas, Aquino, Vargas... Tigres pudo y tuvo para marcar y no quiso; América quería y no podía. 

NO PUDIERON "ATACAR A TIGRES"

América necesitaba un cambio urgente. La opción era adelantar a Edson Álvarez al medio campo para hacer contención con Guido y así liberar a William Da Silva o a Uribe para mayor eficacia al ataque. Pero el Piojo no movió nada. Su línea de cinco en la defensa permaneció y la presión de los felinos les pasó factura. 
Apenas iban dos minutos de la reanudación, el silbante determinó un dudoso penalti para Tigres: Valencia ingresó al área y en su intentó por cortar Bruno Valdéz hace contacto primero con la cara hacia el balón, la mano es imprudencial. Juninho, desde los once pasos se perfiló y batió a Marchesín para poner el 0-1 al 48'; cuatro minutos después el autor del gol salió lesionado y entró Francisco Meza en su lugar. 
Miguel Herrera aseguró previo al partido que su misión sería "atacar a Tigres", pero esta afirmación nunca apareció y Tigres les regresó su cometido. Al minuto 55' Edu Vargas recibió el balón en el medio campo, intento quitarse la marca de Edson Álvarez y se plantó frente a Marchesín pero el defensa americanista alcanzó a llegar para desviar el disparo del chileno. 
Una característica que América ha fijado en sus partidos contra Tigres es que logran anotarle a balón parado. Pero la pelea que tienen sus atacantes con el arco rival siguió pesando. Al 67' las Águilas cobraron un tiro de esquina pero un fuera de lugar y una mal disparo envió el balón por un costado de la portería. 
Tigres no se cansó de atacar y la zaga azulcrema volvió a ser clave para evitar el segundo gol al 70' en un centro de Valencia a Vargas y en un córner que Hugo Ayala intentó conectar con la cabeza y Marchesín sacó con un manotazo. 
Los del Tuca Ferretti siguieron con su peligrosidad; incluso América pudo cambiar el rumbo con una chilena de Mateus Uribe al 83', pero el marcador no se movió más y Tigres sacó un valioso triunfo del estadio Azteca. 
Mientras que América repitió el guión que comenzó a mostrar desde antes de estar en Liguilla, se repitió: la zaga trabajó incansablemente para realizar los cortes necesarios al rival pero arriba, todo fue un caos ante la falta de comunicación y el repele que tienen sus atacantes con la portería. Desacierto que les puede salir caro en la vuelta.

Consigue tus boletos para las semifinales de la Liga MX